Actualizado 09/07/2009 20:36 CET

Hemingway, protagonista del cuarto día de fiestas

PAMPLONA, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Pamplona rindió hoy un homenaje a Ernest Hemingway, con motivo del 50 aniversario de su última visita a la ciudad, con un acto junto a la estatua del escritor. Además, el tercer encierro de las fiestas se volvió a caracterizar por su rapidez con los toros de la ganadería toledana de El Ventorrillo y que se saldó con siete heridos que tuvieron que ser trasladados a centros hospitalarios de Pamplona.

La jornada comenzó minutos antes de las 8 de la mañana cuando los mozos volvieron a cantar al Santo, antes del sonido del cohete que dio inicio al tercer encierro de los Sanfermines. En la carrera se registraron numerosas caídas y golpes dada la velocidad de los astados, que tardaron 2 minutos y 20 segundos en completar el recorrido del encierro.

Al igual que sucediera ayer, los momentos de mayor emoción y peligro se vivieron pasada la segunda parte de la calle Estafeta, cuando un toro negro que iba en el centro de la manada resbaló y partió el grupo, dejando a un único toro en cabeza y al resto disgregado por el recorrido. Este hecho provocó numerosos momentos de tensión, caídas y golpes entre los mozos que corrían el encierro. La carrera dejó siete heridos, que tuvieron que ser trasladados a centros hospitalarios de Pamplona, aunque durante la jornada todos fueron dados de alta.

Cinco de los heridos fueron atendidos en los servicios de urgencias del Hospital de Navarra. Uno de ellos es J.F., de 58 años y vecino de Ascain (Francia), que resultó herido en el tramo del Ayuntamiento de un traumatismo craneoencefálico. Además, llegó a este centro sanitario J.A.R.G., residente en Valdepeñas (Jaén) y de 43 años, que sufrió un traumatismo lumbar en la calle Mercaderes. Asimismo, el corredor A.P.C., de 46 años y vecino de Aoiz, fue atendido por policontusiones sufridas en la calle Estafeta.

Posteriormente, fueron trasladados a los servicios de urgencias de este hospital los corredores C.G.A., de 45 años de edad y vecino de Pamplona, que sufrió una contusión de rodilla en el tramo de Telefónica, y L.S.C., de 42 años y residente en Zizur Mayor, que presentó un traumatismo costal por caída en el tramo de Mercaderes.

Por otra parte, en el Hospital Virgen del Camino se atendieron a otros dos heridos en el encierro de hoy. Se trata de S.O.T., de 25 años y vecino de Gorráiz (Egüés), herido por contusión en una mano en la curva de Telefónica, y de M.A.C.A., de 47 años y vecino de Falces, que llegó al centro sanitario con un traumatismo nasal sufrido en la calle Estafeta.

HOMENAJE A HEMINGWAY

También durante la mañana el Ayuntamiento de Pamplona rindió hoy un homenaje a Ernest Hemingway, con motivo del 50 aniversario de su última visita a la ciudad. Durante el acto, la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina, destacó que el estadounidense marcó "un antes y un después en los Sanfermines", ya que "gracias a su libro 'Fiesta', San Fermín se ha hecho internacional".

Junto a su estatua, en las inmediaciones de la plaza de toros, se pudo ver al consejero de Cultura y Turismo del Gobierno de Navarra, Juan Ramón Corpas; a la concejal de Cultura del Ayuntamiento de Pamplona, Paz Prieto; al concejal de Educación y Juventud, José Iribas, y a la portavoz del PSN en el Consistorio pamplonés, Maite Esporrín. Además, estuvo presente el nieto del escritor, John Hemingway; y el ganador del I Concurso Internacional de Dobles e Imitadores de Ernest Hemingway, el estadounidense Thomas Grizzard.

Las notas del riau-riau interpretadas por la banda popular del Maestro Bravo dieron comienzo al acto de homenaje, que tuvo lugar en el paseo de Hemingway a las 11.30 horas. Tras la música festiva, se dio paso a la intervención de Barcina, que afirmó que el Ayuntamiento "ha querido realizar un reconocimiento al premio Nobel porque cambió de verdad nuestros Sanfermines".

En este sentido, recordó que cuando Hemingway visitó Pamplona por primera vez, en 1923, "había 35.000 habitantes y unas fiestas a las que no llegaban visitantes del resto del mundo". La alcaldesa añadió que "ahora visitan los Sanfermines personas de todos los rincones del mundo". Después de su intervención, Barcina colocó a la estatua del escritor un pañuelo rojo, "como un reconocimiento de Pamplona, ciudad a la que tanto dio". Posteriormente, el baile de los gigantes puso fin al acto de homenaje.

Asimismo, la música siguió llenando las calles de la capital navarra durante todo el día. Así, hubo jotas en el Paseo Sarasate a las 12, música regional en el Bosquecillo a las 12.30 horas, música de bandas en la plaza de la Cruz a las 13 horas, y gaiteros en el parque de La Taconera, a la misma hora.

A partir de las 18.30 se celebró la corrida de toros en el coso pamplonés con los diestros El Cid, Sebastián Castellano y José María Manzanares.