El III Plan de Salud Mental de Navarra contempla una nueva unidad de hospitalización en el CHN

Begoña Flamarique y Fernando Domínguez en la presentación del Plan de Salud Ment
GOBIERNO DE NAVARRA
Actualizado 08/02/2019 14:33:50 CET

Humanizar la asistencia y centrar la atención en el paciente son algunos de los objetivos del nuevo plan

PAMPLONA, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

Humanizar la asistencia sanitaria a quienes padecen trastornos mentales y centrar la atención en la persona antes que en la enfermedad son algunos de los principios prioritarios que rigen el III Plan de Salud Mental de Navarra 2019-2023, que estima que será preciso un incremento presupuestario de unos 24 millones y plantea una nueva infraestructura de hospitalización en el Complejo Hospitalario de Navarra.

El consejero de Salud del Ejecutivo foral, Fernando Domínguez, ha presentado este viernes el documento en una rueda de prensa en la que ha estado acompañado por la directora gerente de Salud Mental, Begoña Flamarique.

Según han indicado, cada año se registran 10.000 primeras consultas por trastornos de salud mental y son 25.000 los pacientes totales atendidos. Asimismo, se contabilizan unos 1.000 ingresos anuales en Psiquiatría de Pamplona y Tudela.

   La directora de Salud Mental ha puesto de manifiesto que cada vez hay mayor demanda de atención por parte de la población en trastornos mentales comunes ante "dificultades de adaptación a los cambios que nos enfrenta la vida" y ha explicado que están aumentando las consultas en Atención Primaria.

En este sentido, el consejero de Salud ha advertido de que "se está produciendo una medicalización excesiva por trastornos de la vida ordinaria" y ha planteado que "habrá que buscar otros apoyos y recursos y no acudir directamente a la medicalización".

"El fracaso, el duelo y el dolor no se tolera y se recurre a ayuda en los fármacos. Hay que buscar otros recursos, hay que diferenciar la tristeza de la depresión", ha remarcado.

En esta línea, el III Plan de Salud Mental, que será aprobado próximamente por el Gobierno de Navarra, incide especialmente en "la prevención de la enfermedad mental, la intervención precoz, la mejora de los recursos sociales y sociosanitarios para personas con trastorno mental grave, el abordaje del suicidio, o el uso racional de la medicación psicofarmacológica".

Según el consejero, estos objetivos "responden al compromiso estratégico de este Gobierno de proporcionar a la sociedad navarra una sanidad universal, accesible, equitativa y de calidad, dentro de un sistema público que ponga el centro de la atención la salud y el bienestar de las personas".

Por su parte, Begoña Flamarique ha señalado como novedad del Plan la inclusión de 21 indicadores de resultados que permitirán realizar el seguimiento y cumplimiento de más de la mitad de los objetivos. Estos indicadores han permitido medir y conocer con exactitud la situación de partida, y establecer la meta a alcanzar en 2023, ha destacado.

NUEVA INFRAESTRUCTURA Y FINANCIACIÓN

El documento presentado es la continuación del II Plan Estratégico de Salud Mental 2012-2016 y, con él, se pretende avanzar en la consecución de los objetivos pendientes y totalmente vigentes en la actualidad.

Así, el plan apuesta por "un modelo de atención comunitario que incluye la recuperación del paciente como meta, con equipos multidisciplinares que aborden de manera integral la continuidad de cuidados, incorporando a la persona usuaria en la toma de decisiones, favoreciendo su autonomía y con el compromiso profesional de utilización de la mejor evidencia científica disponible y el uso eficiente de los recursos".

Además, propone incorporar "un modelo de atención de hospitalización más flexible, adaptado a las necesidades de las personas usuarias", lo que hace necesaria la dotación de una nueva infraestructura de hospitalización en el Complejo Hospitalario de Navarra que "contribuya y favorezca una atención más humana e individualizada".

Se plantean cuatro metas generales: "mejorar la salud de la población; mejorar los cuidados y la experiencia de los pacientes; mejorar la eficiencia de la Red de Salud Mental de Navarra; y mejorar la implicación y satisfacción del colectivo de profesionales".

En cuanto a la financiación, se estima que será preciso un incremento en la dotación presupuestaria en torno a los 24 millones de euros para los cinco años de vigencia del plan (391.368 euros en 2019; 2.186.751 euros en 2020; 10.150.751 en 2021; 7.528.851 en 2022; y 4.050.411 en 2023).

Esta financiación adicional viene dada por "la necesidad de redimensionar la plantilla de profesionales; la necesidad de introducir nuevos servicios sanitarios; y la carencia de recursos sociosanitarios para cubrir las necesidades de personas con trastorno mental grave, que implican también a otras áreas del Gobierno como Derechos Sociales, Empleo, Vivienda, o Educación, entre otros", han explicado los responsables de Salud.

Se prevé un incremento de plantilla de aproximadamente 35 personas, la mayoría profesionales de Psicología Clínica (14), seguido de Psiquiatría (6), Enfermería (6), Terapia Ocupacional (3), Trabajo Social (3), Administración (1) y Coordinación (1).

Contador