Actualizado 16/06/2021 13:32 CET

Salud ve "probable" que a lo largo de julio pueda ser "una realidad" relajar el uso de mascarillas en exteriores

La consejera de Salud del Gobierno de Navarra, Santos Induráin
La consejera de Salud del Gobierno de Navarra, Santos Induráin - Eduardo Sanz

PAMPLONA, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Salud del Gobierno de Navarra, Santos Induráin, ha afirmado que es "probable" que a lo largo del mes de julio pueda ser "una realidad" relajar el uso de mascarillas en los exteriores.

En la rueda de prensa posterior a la sesión de Gobierno foral, la consejera navarra de Salud ha comentado que se trata de un tema que "no va a tardar demasiado".

Ha explicado que la Comisión de Salud Pública no tenía este martes esta cuestión incluida en su orden del día, pero que "sí parece que se va a llevar la propuesta para la semana que viene".

Tras recordar que hay una normativa estatal sobre el uso de la mascarilla, Induráin ha apostado por una coordinación interautonómica. Ha remarcado que cuando empiece a dejar de ser obligatoria la mascarilla será en exteriores y que, además, se tendrá que contemplar "una situación epidemiológica e inmunitaria".

Ha incidido así la consejera en que se está trabajando y a lo largo del mes de julio, que "también puede ser a finales", es "probable" que "en estas circunstancias epidemiológicas e inmunitarias que se espera tener pueda ser una realidad".

Por otro lado, la consejera ha remarcado que en la orden foral con medidas se recuerda que en Navarra se permite la realización sin mascarilla de determinadas actividades en exteriores, tales como el ejercicio de la actividad deportiva -siempre que se pueda garantizar la distancia de seguridad interpersonal-, durante el momento del baño en piscinas o lugares habilitados para el baño, o cuando se esté tumbado al sol, siempre que se mantenga la distancia de seguridad interpersonal.

También se admite no emplearla en actividades de naturaleza fuera de los núcleos de población, tales como senderismo, escalada, montañismo, ciclismo y similares, garantizándose la distancia de seguridad interpersonal de 1,5 metros.