Municipios navarros y alaveses analizarán su vulnerabilidad al cambio climático y aplicarán criterios sostenibles

Firmantes del convenio Egoki sobre el cambio cimático
EUROPA PRESS
Publicado 10/10/2018 12:26:33CET

Un total de seis ayuntamientos han firmado este miércoles en Pamplona el convenio 'Egoki' por el que pondrán en marcha proyectos piloto

PAMPLONA, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los municipios navarros de Arguedas, Peralta, Tafalla y Villava y los alaveses de Asparrena y Elburgo analizarán su vulnerabilidad al cambio climático y aplicarán criterios de urbanismo sostenible a sus proyectos municipales.

Las seis localidades han firmado este miércoles en Pamplona el convenio marco de colaboración 'Egoki', por el cual pondrán en marcha sendos proyectos piloto. Este texto también ha sido suscrito por el Gobierno de Navarra; la empresa pública Nasuvinsa, que alberga a Lursarea, encargada de la sostenibilidad; y la empresa pública de gestión ambiental IHOBE del Gobierno vasco.

En el acto de firma del convenio de colaboración, celebrado en la sede del Departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local, han participado la directora general de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio del Gobierno foral, Eva García; el alcalde de Berriozar, Raúl Maiza, en calidad de presidente de la Red NELS; y Jesús Losada, director general de IHOBE, que ejerce la secretaría técnica de la red Udalsarea 21.

Por parte de los ayuntamientos navarros, los firmantes han sido los seis alcaldes comprometidos con el proyecto: Fernando Mendoza, de Arguedas; Juan Carlos Castillo, de Peralta; Arturo Goldaracena, de Tafalla; Mikel Oteiza, de Villava; Consuelo Auzmendi, de Asparrena; y María Natividad López de Muniain, de Elburgo.

Estas seis localidades serán las primeras en evaluar su vulnerabilidad y capacidad para adaptarse a los efectos derivados del cambio climático, compartiendo el conocimiento con sus respectivas poblaciones. Además, aplicarán a planes y proyectos concretos criterios de adaptación en el planeamiento urbanístico establecidos en una guía desarrollada por la Red NELS en el anterior proyecto 'Egoki'.

El nuevo proyecto, que este miércoles inicia formalmente su trabajo en su segunda edición, cuenta con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio para la Transición Ecológica. Su financiación ha sido aprobada en la convocatoria de subvenciones a proyectos de adaptación al cambio climático 2017.

La directora general de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio del Gobierno foral, Eva García, ha remarcado que "la lucha contra el cambio climático es un tema global, pero que hay que trabajar desde la base, en la administración local" y también desde las regiones" que tienen que "intentar que las entidades tengan las herramientas necesarias para afrontar este gran reto".

Así, ha destacado que la colaboración en materia de cambio climático entre Navarra y País Vasco va a permitir compartir experiencias en la aplicación de las políticas de cambio climático a escala local. En la Comunidad foral, bajo el paraguas de la Hoja de Ruta de Cambio Climático de Navarra (KLINA) y en Euskadi, de la Estrategia Vasca de Cambio Climático (KLIMA2050).

En este sentido, los impulsores del proyecto destacan que "la puesta en común del conocimiento entre las dos redes, los seis municipios y entre personal técnico municipal de cada uno de ellos y sus respectivas poblaciones, puede garantizar un mejor aprendizaje en la puesta en marcha de planes y proyectos municipales con criterios de adaptación al cambio climático y un incremento de la resiliencia territorial y social".

LOS PROYECTOS

En concreto, en Navarra, Arguedas va a definir una red de itinerarios peatonales y espacios públicos adaptados dentro de la localidad y accesos a los principales valores culturales y naturales del término municipal; mientras que Peralta va a poner las bases para desarrollar un plan de reforma interior del casco antiguo en el que sea prioritaria la mejora de los espacios públicos y el dinamismo social.

En el caso de Tafalla, centrará el trabajo en concretar, desde la perspectiva de adaptación, el diseño de un bosque perimetral que se suma al patrimonio natural de la localidad y conecta distintas áreas colindantes de la Red de Infraestructura Verde de Navarra.

Por su parte, Villava ofrece a la población la posibilidad de participar del diseño de una red de espacios públicos en los que el verde y la naturaleza se integran en el espacio urbano para mejorar el confort térmico, la conexión con la naturaleza y el paisaje de la localidad.