El nuevo jefe de Policía Nacional en Navarra ofrece al resto de policías "una leal y responsable colaboración"

José Ángel González, José Luis Arasti y Francisco López
EUROPA PRESS
Publicado 17/12/2018 12:25:12CET

Francisco López Canedo toma posesión de su nuevo puesto con "ilusión" y "ciertamente afortunado" por su nombramiento

PAMPLONA, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

El nuevo jefe de Policía Nacional en Navarra, Francisco López Canedo, ha ofrecido a las policías locales, la Policía Foral, la Guardia Civil y la seguridad privada "una leal y responsable tarea de coordinación y colaboración" para "mejorar" la seguridad pública de la Comunidad foral.

Así lo ha señalado en el acto de toma de posesión del cargo celebrado este lunes en Pamplona y que ha contado con la presencia del director adjunto operativo de la Policía Nacional, José Ángel González; y del delegado del Gobierno en Navarra, José Luis Arasti.

También han asistido numerosos mandos policiales, además de representantes de UPN, PSN y PPN, o el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, Joaquín Galve. Por parte del Gobierno de Navarra, ha participado el director general de Interior, Agustín Gastaminza.

En su discurso, tras recibir el bastón de mando por parte del director adjunto operativo de la Policía, López Canedo ha expresado su "ilusión" y "profundo agradecimiento a quienes han depositado su confianza" en él para desempeñar esta nueva responsabilidad y ha esperado "no defraudarles ni a ellos, ni a Navarra, ni a España".

"Por falta de compromiso, esfuerzo y dedicación personal no va a quedar", ha garantizado el nuevo jefe de la Policía Nacional, quien ha destacado que hay "varias razones tanto profesionales como personales" que le hacen sentirse "ciertamente afortunado" por su nueva responsabilidad en la Comunidad foral.

"Yo amo a la Policía y a la Policía le debo absolutamente todo. Como policía y como servidor público liderar la Jefatura Superior de Navarra es sin duda una oportunidad, un nuevo reto profesional y vital que asumo con orgullo, satisfacción no disimulada, con plena responsabilidad y siendo consciente de las dificultades", ha declarado.

Según ha indicado, en los días que lleva en Pamplona ha comprobado que no se ha equivocado en tomar la decisión de trasladarse a la Comunidad foral y ha puesto en valor que "una vez más" ha descubierto que "nuestra principal fortaleza y nuestro mejor capital son los hombres y mujeres que conforman la plantilla del Cuerpo Nacional de Policía en Navarra".

"Desde ahora mismo, con la máxima ilusión, vamos a tratar entre todos de mejorar nuestra realidad más cercana, de mejorar la seguridad pública de Navarra y lo vamos a lograr con los valores y principios que hacen de la Policía Nacional que sea una organización respetada y bien valorada por los ciudadanos", ha afirmado.

En este sentido, ha asegurado que "lo vamos a lograr desde la cercanía y la proximidad con los ciudadanos; desde la especialidad policial de las unidades; desde el rigor y la profesionalidad de nuestras actuaciones; y desde el absoluto respeto a la legalidad y la colaboración con jueces y fiscales".

Y ha considerado que también lo van a lograr "con el esfuerzo y compromiso de todos los policías; con la colaboración y aportación de los representantes de las organizaciones sindicales; con transparencia y promoviendo la participación activa y responsable de los ciudadanos; y con las policías locales, la Policía Foral, la Guardia Civil y la seguridad privada".

Asimismo, "desde el inconformismo y el abandono de cualquier autocomplacencia", ha anunciado algunos de sus objetivos "preferentes" para conseguir mejoras en la seguridad pública de Navarra. Entre otros, ha citado "la lucha contra la criminalidad en sus distintas modalidades; la lucha contra la ciberdelincuencia; el terrorismo yihadista; la lacra humillante de la violencia de género; o la seguridad de nuestros visitantes". "Queremos que la seguridad se aun plus de atracción y fidelización para todo el sector turístico tan relevante económicamente para la Comunidad foral", ha agregado.

COMPORTAMIENTO "ÉTICO Y EJEMPLARIZANTE"

Por su parte, el delegado del Gobierno en Navarra, José Luis Arasti, ha dado la bienvenida al nuevo jefe de Policía, a quien le ha dicho que no debe tener "ninguna duda" de que Navarra es "una tierra abierta y hospitalaria". "Probablemente no sea un destino fácil, en esta Comunidad arrastramos el pasado reciente de la violencia de ETA, y una vez derrotada, nuestros retos son ahora la memoria y la convivencia. Ahí todavía queda mucho por hacer", ha apuntado.

En este sentido, Arasti ha defendido que "tenemos que ser capaces de construir un relato veraz de nuestra historia" y ha apostado por "lograr que sensibilidades y pensamientos muy distintos, como los que coexisten en esta tierra, convivan en un clima de libertad, de respeto y, por supuesto, de paz".

Al igual que el nuevo jefe de Policía, el delegado también se ha referido a la coordinación entre las distintas policías que operan en Navarra y ha abogado por "mejorar la coordinación entre todos", una de las aspiraciones que, según ha dicho, "tenemos entre manos en este momento".

"Mi disposición a dar pasos en esa dirección es absoluta y lo haré contando con vuestra opinión, desde el diálogo y la colaboración convencido como estoy de que podemos y debemos aspirar a la excelencia y de que la ciudadanía se merece la mejor optimización de todos los recursos", ha manifestado.

Además, ha remarcado que Navarra "tiene una de las tasas de criminalidad más bajas de todo el país" y ha advertido de que "si queremos mantenerla y tratar de avanzar todavía más, no nos podemos permitir prescindir ni de un solo efectivo policial en esta comunidad". "Lo contrario sería correr riesgos innecesarios", ha opinado.

Por otro lado, aunque sin mencionarlo expresamente, Arasti se ha referido a la dimisión del anterior jefe de Policía Nacional en Navarra, Daniel Rodríguez, tras sus insultos a políticos en una cuenta anónima de Twitter y ha pedido al nuevo responsable que "siempre tenga presente que como representante de la Policía Nacional en ningún caso se puede desligar la faceta profesional de la personal".

"Se nos presume un comportamiento ético y ejemplarizante. No son lícitos ni admisibles los insultos, las descalificaciones a quienes piensan distintos, ni los elogios a aquellos momentos de la historia reciente que pusieron en peligro nuestra democracia y nuestro estado de derecho", ha subrayado.