Publicado 03/12/2021 12:19CET

Obras Públicas inicia los trabajos de desdoblamiento de la NA-700 entre Orkoien y Arazuri

El consejero de Cohesión Territorial, Bernardo Ciriza, y los alcaldes de Orkoien, Carlos Arróniz, (a la izquierda), y de la Cendea de Olza, Moisés Garjón (a la derecha), visitan las obras de desdoblamiento de la NA-700 entre Orkoien y Arazuri
El consejero de Cohesión Territorial, Bernardo Ciriza, y los alcaldes de Orkoien, Carlos Arróniz, (a la izquierda), y de la Cendea de Olza, Moisés Garjón (a la derecha), visitan las obras de desdoblamiento de la NA-700 entre Orkoien y Arazuri - GOBIERNO DE NAVARRA

PAMPLONA, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Departamento de Cohesión Territorial, a través de la Dirección General de Obras Públicas e Infraestructuras, ha iniciado los trabajos de desdoblamiento de la carretera NA-700 entre Orkoien y Arazuri, que cuentan con un presupuesto de 2.107.398,69 euros.

"La renovación permitirá aumentar la seguridad de esta vía, separando la circulación de los tráficos en cada sentido, y mejorará el enlace con la Ronda Oeste (A-15)", ha explicado el Gobierno de Navarra en un comunicado.

El consejero Bernardo Ciriza y los alcaldes de Orkoien, Carlos Arróniz, y la Cendea de Olza, Moisés Garjón, han visitado los trabajos, que han sido adjudicados a la empresa Excavaciones Fermín Osés, S.L con un plazo de ejecución de cinco meses. En la visita han estado acompañados por el director general de Obras Públicas e Infraestructuras, Pedro López; el director de la Sección de Nuevas Infraestructuras, Jesús Polo; la presidenta del concejo de Arazuri, Alicia García; y la directora general de la empresa adjudicataria, Noemí Osés, entre otros asistentes.

La seguridad de la vía se verá aumentada, en primer lugar, gracias al desdoblamiento de los 700 metros de la carretera NA-700 que discurren entre la glorieta cerrada situada al final de la variante de Orkoien y el enlace de la Ronda Oeste. La actuación contempla que la calzada actual de dos direcciones sea sustituida por una calzada desdoblada con direcciones de tráfico separadas por una barrera física, donde no exista la posibilidad de choque frontal entre vehículos. Para ello se ha proyectado una doble calzada de 7 metros con arcenes exteriores de 2,50 metros e interiores de 1 metro, en los que se instalará una barrera de hormigón doble.

En segundo lugar, se contempla la sustitución de las actuales intersecciones en 'T' de la Ronda Oeste con la carretera NA-700 por dos glorietas cerradas ubicadas en esta última que permitirán la realización de todos los movimientos. "De esta manera se elimina el riesgo de choque frontal y se disminuye la gravedad de los accidentes que se puedan producir, debido a la baja velocidad necesaria para circular por ellas", ha subrayado el Ejecutivo foral.

Ambas glorietas contarán con una anchura de calzada de 9,50 metros y arcenes de 2,5 metros. La isleta central tendrá una acera de 3 metros que resguardará la zona interior que se proyecta ajardinada.

Además, con el fin de reforzar la seguridad en la zona de las rotondas, se ha proyectado una nueva instalación de alumbrado en las dos nuevas glorietas, al objeto de "mejorar la visibilidad y la percepción de que se llega a una nueva intersección y que se debe, por lo tanto, reducir la velocidad".

En una primera fase, los trabajos se realizarán sin afección al tráfico. La segunda fase prevé la reducción puntual de la calzada, cortes puntuales de carril y algún desvío ocasional.