Personas LGTBI+ perciben "buena disposición" en la Administración foral, pero se sienten discriminadas en otros ámbitos

Mertxe Leranoz y Ana Ollo, en la comparecencia ante los medios
GOBIERNO DE NAVARRA
Publicado 17/12/2018 13:23:45CET

Así lo recoge el diagnóstico elaborado por el INAI para conocer la realidad del colectivo en Navarra

PAMPLONA, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

Las personas LGTBI+ de Navarra aprecian "buena disposición" en los diferentes departamentos del Gobierno foral con la puesta en marcha en esta legislatura de servicios públicos concretos, pero se siguen sintiendo "discriminadas" en "muchos ámbitos de la sociedad", como el empleo, la educación o el deporte.

Son las principales conclusiones del diagnóstico de la situación de la igualdad social de las personas LGTBI+ que ha elaborado el Instituto Navarro para la Igualdad y que ha presentado este lunes la consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, Ana Ollo.

La finalidad del estudio es "mejorar el conocimiento de las realidades" con las que conviven las personas de este colectivo en Navarra y sus relaciones con la Administración, de forma que se aplique de forma efectiva la Ley Foral 8/2017, para la igualdad social de las personas LGTBI+.

El diagnóstico incluye también una mención al "reto que supone la aprobación del Plan de Acción que desarrolle la cobertura legal que ofrece la norma de 2017, así como de planes sectoriales de Salud y Educación".

Existe ya un borrador que se expondrá a la participación ciudadana en breve para recoger aportaciones antes de su aprobación. Este desarrollo se va asentar en cuatro ejes: la acción institucional, que deberá contemplar tanto la transversalización de la igualdad efectiva por ámbitos, como la coordinación institucional; la formación y capacitación de profesionales; la sensibilización y participación y la atención a las personas LGTBI+ .

En la elaboración de este Plan de Acción se ha partido de un documento de bases elaborado con la participación del tejido asociativo LGTBI+, el grupo interdepartamental constituido para el desarrollo de la ley foral y personas clave de distintos departamentos, ha destacado la consejera Ollo.

EL DIAGNÓSTICO

Por su parte, el proceso de diagnóstico se ha elaborado entre mayo y octubre de este año, y se ha complementado con el 'Estudio de situación de los colectivos y asociaciones LGTBI+ en la Comunidad Foral de Navarra' elaborado por el INAI en 2017. Para dar "una perspectiva completa" al documento, se ha contado tanto con los departamentos del Gobierno de Navarra, como con las asociaciones LGTBI+ y otras de interés.

Como principales conclusiones, el diagnóstico señala "un correcto alineamiento" de las políticas públicas en este ámbito. Asimismo, la "buena disposición y sensibilización" de las estructuras administrativas del Gobierno de Navarra se aprecia como "una fortaleza". Se destaca la creación de 'Transbide' en el ámbito de Salud, así como las normas que organizan la atención a personas trans, "desde una perspectiva no patologizante".

En el empleo se destaca la puesta en marcha de la "historia de activación laboral" que permite una atención personalizada. Se constatan también acciones en el Departamento de Cultura, Deporte y Juventud y se aboga por la creación de foros de debate para trabajar conceptos como el respeto.

Asimismo, el servicio público especializado en información y atención LGTBI+, Kattalinguen, se valora "muy positivamente" desde servicios y profesionales y se considera muy aceptado" por la comunidad LGTBI+, lo mismo que el servicio Harrotu, del Ayuntamiento de Pamplona.

Por otro lado, el diagnóstico relaciona las asociaciones que representan a estas personas en Navarra. Los datos recabados por el INAI contabilizan 227 personas asociadas en estos colectivos, la mayoría de ellos de reciente creación, aunque muy localizados en Pamplona.

En todo el abanico de ámbitos que componen la vida, las percepciones de las personas LGTBI+ de Navarra es desigual. Así, existe una visión crítica respecto a "un exceso de liderazgo del movimiento por hombres gais, que pueden estar invisibilizando otras luchas y reproduciendo dinámicas patriarcales, además de infra-representar a las mujeres en este proceso".

En la vida diaria, las personas LGTBI+ aprecian "imposibilidad de expresarse con libertad ante posibles prejuicios del personal sanitario". También echan en falta "un tratamiento global de la diversidad de sexo, género y familiar en la educación".

Además, en su opinión, los entornos laboral y deportivo siguen siendo "más impermeables a la diversidad". En el primer caso, se echa en falta "una mayor implicación de las organizaciones sindicales por la igualdad". En el segundo, se mantiene un "marcado componente machista" que dificulta la práctica de este derecho.