El SAD de Pamplona ofrece apoyo, alimentos y servicios de asistencia a cerca de 1.400 personas al año

Publicado: jueves, 1 diciembre 2022 10:17

PAMPLONA, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un total de 1.391 personas han sido atendidas en lo que va de año por el Servicio de Atención a Domicilio (SAD) del Ayuntamiento de Pamplona, una prestación dirigida a personas mayores o con limitación de autonomía personal que precisan ayuda en el día a día.

A través de este servicio, las personas usuarias pueden recibir apoyo y atención personal, psicosocial, y doméstica, y servicios complementarios como los de alimentación y de lavandería. Para dar a conocer todas estas prestaciones, el Ayuntamiento ha lanzado una campaña informativa en prensa, televisión, medios digitales y redes sociales. Asimismo, ha editado unos folletos explicativos, que se buzonearán en todos los barrios de la ciudad y estarán disponibles también las unidades de barrio, centros comunitarios y centros de salud.

El Ayuntamiento de Pamplona asumió el Servicio de Atención a Domicilio en 1999, cuando esta prestación fue descentralizada por el Gobierno de Navarra. Desde entonces, ha indicado el Consistorio, ha ido incluyendo servicios para dar respuesta a las nuevas necesidades de la ciudadanía, siempre con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas que requieren de apoyos en algunas actividades cotidianas. Gracias al SAD, pueden permanecer en su hogar, en lugar de ingresar en centros residenciales, recibiendo un apoyo que puede ser temporal o permanente.

La variedad de servicios que ofrece en SAD trata de cubrir todas las necesidades que surgen en el entorno familiar. Así, ha detallado, ofrece apoyo y atención personal para la realización de tareas básicas como el aseo y el cuidado personal o la movilidad. También tiene una vertiente más sociosanitaria, pensada para personas con necesidades específicas en el ámbito de la salud como con medicación pautada que se debe suministrar periódicamente o personas encamadas, entre otras. A todo ello, se suma el apoyo doméstico, ya que uno de los servicios que ofrece el SAD es el mantenimiento y la organización del hogar e, incluso, el acompañamiento a las personas usuarias en la realización de tareas básicas como la compra.

A todas estas actuaciones, se suma, por un lado, un servicio educativo, que ofrece formación y pautas básicas sobre cuidados, estimulación de la autonomía y hábitos de vida saludable, tanto para las personas usuarias como para sus familiares; y, por otro, un servicio de préstamo de ayudas técnicas, para personas usuarias de SAD, que incluye sillas de ruedas, camas articuladas y grúas, entre otros productos de apoyo.

DESDE LAS UNIDADES DE BARRIO

El acceso a cualquiera de las prestaciones incluidas en el Servicio de Atención a Domicilio se realiza a través de las trabajadoras sociales del programa de autonomía personal de las unidades de barrio. Así, éstas analizan y valoran cada caso en concreto y determinan qué tipo de ayuda puede prestarse a cada persona en función de su necesidad y de las características del servicio. Además, en esa entrevista con la persona profesional de trabajo social se podrá determinar si se trata de una ayuda temporal, causada por alguna situación sobrevenida pero puntual, como puede ser una lesión o permanente.

El coste de los servicios se establece en función del patrimonio y la renta familiar y se determina por horas, hasta un máximo de 60 horas al mes. El precio oscila entre los 0,73 euros la hora para las rentas inferiores a 9.727 euros y los 16,07 euros la hora para aquellas que superen una renta per cápita que supere los 1.621 € al mes. Además, para las rentas más bajas, inferiores a 8.106 euros, se ha establecido una tarifa fija de 3,05 euros al mes para la atención directa prestada por el personal de trabajo familiar. Todas aquellas atenciones que superen las 30 horas mensuales serán cofinanciadas por el Ayuntamiento en un 50%, independientemente de los ingresos.

Al margen de estas tasas, el SAD cuenta con un servicio de alimentación y un servicio de lavandería con diferentes precios, también establecidos en función de los ingresos y rentas de la unidad familiar. El precio de cada servicio de comida oscila entre los 0,50 euros para las rentas más bajas y los 7,70 euros para las más altas; y el de cenas, entre los 0,50 y los 5,65 euros. En lo que se refiere a lavandería, el coste mensual oscila entre los 3,05 euros y los 40,15 euros.

MÁS MUJERES QUE HOMBRES

Entre los 1.391 usuarios del SAD registrados en lo que va de año, los servicios de atención directa son los que más personas atienden, en concreto, 807 (538 mujeres y 269 hombres). Le sigue el servicio de alimentación, con 562 personas usuarias (293 mujeres y 269 hombres). El servicio de lavandería es usado por una veintena de personas (5 mujeres y 15 hombres).

La presencia de mujeres representa el 60,1% de las personas usuarias en todos estos servicios, siendo, además, la franja de edad de mayores de 80 años la más numerosa, con 500 mujeres usuarias (frente a los 263 hombres), seguida de la franja de 65 a 80 años, con 211 mujeres frente a 165 hombres. Entre los menores de 65 años, las cifras están igualadas entre ellos y ellas con 125 usuarios de cada sexo.

El personal que interviene en el SAD está compuesto, entre otras, por 19 trabajadoras sociales ubicadas en las 13 unidades de barrio de la ciudad, que atienden a la ciudadanía, reciben su demanda de atención, la valoran, y realizan el seguimiento de los casos. Una vez solicitado el SAD, las personas son atendidas directamente en los domicilios por 220 trabajadoras familiares, cuyo trabajo organizan y coordinan seis figuras de trabajo social. El SAD cuenta además con un servicio telefónico de atención a personas usuarias, una trabajadora social de apoyo y una responsable técnica del programa de autonomía personal.

Más información