Actualizado 03/04/2007 20:16 CET

UAGN y EHNE critican el "abandono y obstrucción" de los cauces y acequias

PAMPLONA, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los sindicatos agrarios UAGN y EHNE-Nafarroa señalaron que las las intensas lluvias que ha registrado la Comunidad foral en los últimos días han ocasionado daños en las infraestructuras agrarias, si bien no las pudieron cuantificar económicamente. Ambas organizaciones criticaron el "abandono y obstrucción" de los cauces de ríos y de las acequias.

El primero sindicato anunció hoy que cuando las precipitaciones "amainen" y se achique el agua convocará a ayuntamientos, cooperativas y sindicatos de riego para evaluarlos y analizar posibles soluciones para los damnificados, como demandar compensaciones. Según adelantó, demandarán responsabilidades ante las Administraciones Públicas y la Confederación Hidrológica Ebro (CHE).

En concreto, los dos sindicatos alertaron, en declaraciones a Europa Press, de que la suciedad en los cauces de las acequias y la falta de limpieza en la mayoría de los ríos afluentes del Ebro han terminado por provocar las inundaciones que han destruido acequias que utilizan los agricultores para conducir el agua precisamente cuando existen crecidas en los ríos.

El presidente de UAGN, Ángel Eraúl, y el técnico agrario de EHNE Rubén Osés, coincidieron en señalar que los trámites administrativos que exige el Gobierno de Navarra a los agricultores para limpiar las acequias retrasan los trabajos para despejar esos cauces y en ocasiones ni siquiera reciben autorización para realizarlo.

Además, resaltaron que la Confederación Hidrográfica del Ebro "no draga" los ríos también por motivos medioambientales, lo que dificulta que las crecidas puedan ser conducidas por los cauces de los ríos.

Ante esta situación, las principales afecciones se encuentran hoy en la zona de Valdega, la Zona Media y la Ribera de Navarra. Pese a que todavía no hay una estimación de daños por las inundaciones, Ángel Eraúl aseguró que las afecciones son ya "muy cuantiosas" y afirmó que "los mayores paganos son, como siempre, los agricultores".

El presidente de UAGN atribuyó los daños "a la auténtica vergüenza de que la Confederación Hidrográfica del Ebro no preserva la limpieza en los cauces de los ríos, que se están cegando por completo con troncos y ramas". "Todos los ríos y riachuelos hoy están ciegos por falta de responsabilidad de la CHE", lamentó.

Además de responsabilizar a la CHE, Ángel Eraúl explicó que el Gobierno de Navarra obliga a los agricultores a pedir autorización para poder limpiar sus acequias cumpliendo con el respeto al medio ambiente. "No es que no nos dejan limpiarlas, es que casi nos persiguen si vamos a quitar una rama. Hay una descoordinación vergonzosa. Nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena. Estoy hay que prevenirlo", explicó.

"A mí me gustaría que los responsables de la CHE y de Medio Ambiente fueran a las desembocaduras de los afluentes de los ríos para que viesen la cantidad de troncos y de árboles que bajan", añadió Eraúl.

REFLEXIÓN DE GRUPOS ECOLOGISTAS

Por ello, el presidente de UAGN explicó que esta circunstancia "debe llevar a la reflexión a los grupos ecologistas". "Aquí hay mucho ecologista que dice que no hay que cortar una rama y no hay que limpiar nada, pero, ¿ahora qué hacemos?", se preguntó.

En este sentido se pronunció Rubén Oses, quien defendió que "hay que buscar un término medio" entre la protección del medio ambiente y la protección de los cultivos y las infraestructuras agrarias.

El técnico reconoció que "no es tan sencillo dragar un río ni prever una inundación, pero sí se podría tener en cuenta un poco más que, aparte de la fauna y la flora que deben llevar los ríos, los cauces deben estar lo más limpio posibles, es necesaria una mayor vigilancia".

En este sentido, lamentó que "muchas acequias no se pueden limpiar, bien porque Medio Ambiente no lo autoriza, bien porque los agricultores no se deciden a pedir autorización porque lo ven como una traba más". "Entonces, si una acequia tiene que tener una profundidad de dos metros y una anchura de tres metros arriba y de un metro abajo, cuando llega una avenida nos encontramos con que tiene la mitad de capacidad para llevar agua y se desborda", explicó.

GASTOS EXTRAORDINARIOS

En otro orden de cosas, UAGN recordó que los afectados por inundaciones que determinen su rendimiento neto en la modalidad de signos, índices ó módulos de su IRPF, tienen un plazo de 30 días desde la fecha en que se produzcan, para comunicar al Departamento de Economía y Hacienda los gastos extraordinarios ajenos al proceso del ejercicio de su actividad, y así poder deducirlos en su declaración de la renta del ejercicio 2007.