Actualizado 09/03/2009 13:28 CET

UPN dice que mientras no se firme el convenio del TAV no se puede hablar de "satisfacción" en la relación con el Estado

PAMPLONA, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

El portavoz de UPN en el Parlamento, Carlos García Adanero, afirmó hoy que mientras no se firme el convenio para la construcción del tren de alta velocidad en Navarra no se puede hablar de "satisfacción" en las relaciones entre el Estado y la Comunidad foral.

Antes del inicio de la Mesa y Junta de Portavoces de la Cámara, García Adanero señaló hoy, un año después de que Rodríguez Zapatero saliera reelegido presidente del Gobierno central, que es objetivo del Ejecutivo navarro que se firme el acuerdo. "Estamos pendientes de esta cuestión que es fundamental para Navarra", indicó, para añadir que "si esto se produjera podríamos hablar de otra manera".

Por Nafarroa Bai, Maiorga Ramirez señaló que, después de un año del Gobierno socialista, no se puede decir que Navarra vaya mejor. "Frente a la ilusión que pudo generar la posibilidad de mantener en las instituciones una política diferente a la que representaba Aznar queda en agua de borraja la esperanza de miles de ciudadanos", expuso.

A su juicio, Rodríguez Zapatero "se ha demostrado absolutamente ineficaz para arbitrar medidas para hacer frente a la crisis económica". "A nivel europeo, supone un auténtico representante de la mala gestión", dijo, para añadir que el jefe del Ejecutivo central "encuentra su homólogo en el Gobierno de Navarra ya que éste está siguiendo prácticamente al pie de la letra las iniciativas que se están desarrollando en el Estado con el mismo resultado".

"Sigue pendiente un auténtico compromiso de bilateralidad, de reconocimiento de las competencias pendientes de Navarra, fundamental en una situación de crisis", agregó.

El portavoz socialista Samuel Caro manifestó, sin embargo, que las relaciones entre el Estado y Navarra, son "buenas", "salvando algunas cuestiones que están en el aire como el convenio del tren de alta velocidad". "Nos consta que las partes están trabajando para intentar buscar una solución", indicó.

Según expuso, la relación entre ambas administraciones es "muy fluida" y es "constante" la comunicación. "Es sintomáticamente mejor que antes de las elecciones, cuando la situación, si no era casi de agresión permanente, era de dificultades permanentes encima de la mesa, que desde las elecciones han dado un giro de 180 grados, lo que beneficia a los ciudadanos de Navarra".