6 de abril de 2020
 
Actualizado 02/04/2008 19:24:17 +00:00 CET

Crónica ANV.- ((Sustituye a la anterior por ampliación con rueda de prensa de ANV en Bilbao))

ANV achaca el rechazo del PNV a las mociones de censura a su dificultad para vender pactos con el PSOE - Insisten en que no entrarán en "la espiral" de las condenas y denuncian el "doble juego" de los jeltzales

BILBAO, 2 Abr. (OTR/PRESS) -

El sonado rechazo del PNV a apoyar mociones de censura contra alcaldes de ANV no responde realmente a su afán por crear "escenarios de normalización", como ayer argumentó la formación jeltzale, sino a su dificultad para "vender" ante su electorado nacionalista los pactos que está alcanzando con el PSOE en Madrid. Así lo aseguraron hoy la alcaldesa de Hernani, Marian Beitialarrangoitia, que además señaló que ella es la primera quiso dejar claro una vez más que su partido no entrará "en la espiral" de condenas que sólo pretende su "criminalización", y los portavoces de la formación abertzale, Arantza Urkaregi y Aitor Bezares, que denunciaron que las palabras de Egibar sobre la moción de censura de Mondragón son parte del "doble juego" del PNV.

"Hay que tener en cuenta en qué momento se produce esta negativa a la moción de censura y esas declaraciones, en un momento en el que al propio PNV le está resultando difícil vender ante su electorado también los pactos que está teniendo y está consiguiendo con el PSOE", afirmó Beitialarrangoitia que dijo que ayer mismo "se supo cuáles son las contrapartidas en el Congreso y en el Senado" que la formación jeltzale "ha conseguido de los socialistas". El PNV tiene a su diputado José Ramón Beloki como secretario segundo de la Mesa del Congreso y en el Senado los socialistas les han cedido seis senadores para poder formar grupo propio.

La alcaldesa de Hernani subrayó la incongruencia del discurso del presidente del PNV guipuzcoano, Joseba Egibar que "por una parte, dice no apoyar la moción de censura y, por otra parte", asegura que la postura de ANV es "despreciable". Pero destacó que "lo más importante" de todo lo sucedido en torno a las propuestas de mociones de censura es que "Arrasate (Mondragón) va a seguir teniendo la configuración que le dieron los ciudadanos con su voto el 27 de mayo".

CICLOS DE "SUFRIMIENTO"

Además, en una entrevista concedida a ETB, la dirigente de ANV insistió una vez más en que su partido no entrará "en la espiral" de condenas que sólo pretende su "criminalización", y aseguró que no sólo ETA, "sino también el Gobierno español y los líderes políticos del PSOE, están augurando nuevos ciclos de situaciones difíciles y de sufrimiento". Tras señalar que ella es la primera que no quiere que haya "ni un muerto más", Beitialarrangoitia afirmó que la ciudadanía "pide soluciones estructurales, ni coyunturales ni parciales, sino globales".

En este punto denunció que "cuando se dirigen" a ANV solicitándoles la condena de los atentados de ETA "lo que se está buscando es dejar a un lado y acallar a unas ideas y ciertas opciones políticas". Para terminar la alcaldesa de Hernani recordó "lo decía hace muy poco Jesús Egiguren, 'acuerdos entre el PNV y el PSOE son acuerdos, pero un acuerdo de verdad, en otra clave, necesita de la izquierda abertzale'".

EL DOBLE JUEGO DEL PNV

La postura adelantada por la alcaldesa de Hernani, fue ratificada horas después por los portavoces de ANV en una rueda de prensa celebrada en Bilbao en la que lejos de agradecer al PNV su decisión, que les permitirá conservar la alcaldía en Mondragón y otros municipios guipuzcoanos, denunciaron "el doble juego político" de la formación que lidera Iñigo Urkullu "que está llegando a acuerdos con el PSOE y que se ha tirado a los brazos de los socialistas".

Urkaregi y Bezares aseguraron que el PNV usa a Egibar para dar una imagen de "confrontación teatral" y recordaron que la formación nacionalista "se beneficia de la Ley de Partidos, robando espacios de poder que no le corresponden". Para terminar, los portavoces de ANV, insistiendo en su discurso victimista, denunciaron que la intención del PSE de promover mociones de censura contra los alcaldes de ANV son un nuevo instrumento de "represión" contra la izquierda abertzale, que forma parte de su "estrategia de derribo" contra la opción independentista.