Actualizado 27/07/2007 20:59 CET

Crónica Cisneros.- La clase política despide con unánime reconocimiento al 'padre de la Constitución' Gabriel Cisneros

- El Gobierno condecora al diputado del PP con la Gran Cruz de Carlos III y el Senado le propondrá para la medalla de oro de la Cámara

MADRID, 27 Jul. (OTR/PRESS) -

El veterano diputado del PP Gabriel Cisneros, vicepresidente tercero de la Mesa del Congreso y uno de los denominados 'padres de la Constitución' de 1978, falleció hoy en Murcia tras una larga y grave enfermedad que, a sus 66 años, no le impidió mantener su actividad en la Cámara Baja, donde formaba parte también de la Comisión Constitucional. Representantes políticos de todos los colores lamentaron la muerte de Cisneros, mientras en el Congreso de los Diputados se instalaba la capilla ardiente con los restos mortales del parlamentario y la bandera ondeaba a media asta. El Consejo de Ministros condecoró al diputado con la Gran Cruz de Carlos III y el presidente del Senado, Javier Rojo, anunció que le propondrá para la medalla de oro de la Cámara Alta.

Una de las personas que más próximas a Cisneros estuvo durante esta última legislatura fue el presidente de la Cámara, Manuel Marín, que le recordó como una de las personas que trabajaron en la Transición para devolver "la democracia y la libertad" a España, el "respeto" que siempre mostró hacia sus adversarios políticos y su condición de víctima de ETA. "Tuvo el honor de ser uno de los padres de la Constitución y así siempre le recordaremos", señaló el presidente de la Cámara Baja enn un breve mensaje institucional grabado, antes de concluir "le vamos a recordar por mucho tiempo, porque era un hombre de bien. Que descanse en paz".

Con la bandera del Congreso ondeando a media asta, la capilla ardiente del vicepresidente tercero del Congreso quedó instalada a las 19.00 horas de la tarde de hoy en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo, en el Vestíbulo de Isabel II. Mañana, los restos mortales de Cisneros serán trasladados al cementerio madrileño de La Almudenna, después de un funeral que tendrá lugar en la iglesia de San Fermín de los Navarros. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a través de un telegrama, dio su pésame a la Mesa del Congreso de los Diputados.

"La figura de Gabriel Cisneros estará siempre asociada a las Cortes Generales y especialmente al Congreso, el que desempeñó reiteradamante la representación de los españoles. Su huella política permanecerá en el espíritu y la letra de nuestra Constitución de 1978, a cuya formulación inicial y posterior redacción contribuyó decisivamente", señaló el jefe del Ejecutivo en su nota, antes de concluir "quienes hemos compartido con él las tareas parlamentarias siempre retendremos en la memoria su cercana dimensión humana, su firmeza en la defensa de sus valores, su pasión y su rigor en el desempeño de sus funciones".

Por su parte, el presidente del PP, Mariano Rajoy, destacó de la figura de Cisneros su calidad humana y su "extraordinaria" aportación a la política española. "La Constitución sigue ahí, Gabriel Cisneros, por tanto, sigue con nosotros", manifestó, subrayando que la Carta Magna es una de las "grandes aportaciones" del diputado fallecido hoy, ponente de ese texto junto a un grupo de personas de diferente color político que se pusieron de acuerdo para "fijar unas reglas del juego y dar lugar a un marco político y unas soluciones para una sociedad moderna". "Es verdad que hay que recuperar algunas cosas del espíritu de la Constitución, de la Transición", proclamó Rajoy.

PADRE DE LA CONSTITUCIÓN

Cisneros, uno de los llamados 'padres' de la Constitución Española, se encontraba en Murcia en la casa de un familiar en el momento de su muerte. Estaba casado y tenía tres hijos y, de su dilatada carrera política, será recordado especialmente por haber sido uno de los miembros de la Ponencia Constitucional que redactó la actual Carta Magna. El diputado nació el 14 de agosto de 1940 en Tarazona (Zaragoza). Estudió el bachillerato en el Instituto de Enseñanza Media de Soria (1950-1956) y el Preuniversitario en la Universidad de Zaragoza (1957).

Se licenció en Derecho, tras realizar la carrera en las Universidades de Oviedo y Madrid, y posteriormente realizó el doctorado. Además, cursó estudios de Ciencias Políticas y Periodismo. Ingresó por oposición en el Cuerpo General Técnico de la Administración Civil del Estado. De 1976 a 1979 fue Director General de Asistencia y Servicios Sociales en el Ministerio del Interior y en el Ministerio de Sanidad. Diputado por UCD en las tres primeras legislaturas, fue uno de los siete miembros de la Ponencia Constitucional encargada de redactar la Carta Magna de 1978, y también fue miembro de la Ponencia encargada del estudio del Estatuto Vasco y de varias de las más importantes leyes de desarrollo constitucional.

En 1979, ETA intenta secuestrarle el 3 de julio de ese año y Cisneros logra escapar tras forcejear con dos individuos, que le dispararon en el estómago. Posteriormente, fue subsecretario y secretario de Estado de Relaciones con las Cortes en el Gobierno de Leopoldo Calvo-Sotelo, y en octubre de 1982 volvió a ser Diputado por Burgos en las filas de UCD. En 1989 ingresó en el PP, con el que fue diputado -también por Burgos- en las legislaturas IV, V y VI. Ha sido secretario general del PP en el Congreso y actualmente era diputado por Zaragoza, y miembro del Comité Ejecutivo Nacional del PP. Cisneros destaca también por su compromiso con la construcción europea, y ha sido parte de la Comisión redactora del proyecto de Declaración de Derechos Humanos de la UE.

La última vez que pudo verse a Cisneros en la Cámara Baja fue el pasado 3 de julio, en la primera jornada del Debate sobre el estado de la Nación, y lo hizo exclusivamente para escuchar el discurso del presidente del PP. Cisneros llevaba varios meses enfermo pero siempre intentó cumplir puntualmente con sus responsabilidades en la Mesa del Congreso. De hecho, el pasado 2 de noviembre fue trasladado directamente desde la Cámara Baja al hospital Ramón y Cajal de Madrid, donde permaneció ingresado varios días. Pero, en cuanto se recuperó, Cisneros volvió a la Palacio de la Carrera de San Jerónimo, donde las últimas veces se le vio en silla de ruedas.