Actualizado 23/01/2008 20:24 CET

Crónica Colombia.- Zapatero insta a las FARC a reconsiderar que una misión médica evalúe a los secuestrados

- Uribe alaba que España sepa trabajar con "discreción" para evitar el deterioro de la salud de los rehenes

MADRID, 23 Ene. (OTR/PRESS) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, mantuvo una reunión hoy en Moncloa con su homólogo colombiano, Álvaro Uribe, tras la cual lanzó un "llamamiento exigente" a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para aceptar el diálogo sobre el envío de una misión médica internacional de atención a los rehenes. Por su parte, Uribe agradeció a España su mediación, reactivada junto a Francia y Suiza, y especialmente la "discreción" con la que "sabrá trabajar" para evitar el deterioro físico de los cautivos.

Ambos dirigentes comparecieron ante los periodistas tras un encuentro de hora y media, en el que también participó durante quince minutos la recientemente liberada Clara Rojas. Durante la rueda de prensa, Zapatero mostró su compromiso con el Ejecutivo de Bogotá en la "lucha por el fin de la violencia, en favor de los secuestrados, en el combate a favor de la razón". Así, hizo especial hincapié en el interés por lograr el envío de una misión médica internacional que atienda a los secuestrados por las FARC, y ante la cual la guerrilla ya ha mostrado su rechazo. En este sentido, el presidente español lanzó un "llamamiento exigente" a las FARC para que acepte el diálogo.

De Uribe, Zapatero alabó que está consiguiendo "reducir y debilitar" el terrorismo, labor para la que tienen a "toda la comunidad internacional" de su lado. El dirigente colombiano mostró su "gratitud" hacia España por su "comprensión y apoyo" en materia de seguridad, aunque entendió que podía diferir del "acervo ideológico" del Ejecutivo español.

"¡Cómo entiende usted de bien el problema colombiano", le dijo Uribe a Zapatero, antes de insistir en que los grupos que operan en Colombia no son "guerrillas legitimadas por su lucha contra la dictadura, sino unos grupos violentos deslegitimados por su ataque permanente a la democracia" y "financiados por el narcotráfico".

LA SOMBRA DE CHÁVEZ

Uribe parece apostar ahora por una mediación internacional alejada del bombo y platillo de su homólogo venezolano, Hugo Chávez, que insiste en rebajar la consideración de las FARC para no tildarlas de terroristas. Así, el presidente de Colombia estimó que el Ejecutivo español "sabrá trabajar" con "discreción" para que la misión médica pueda llevarse a cabo, parte de unos esfuerzos empujados también desde Francia y Suiza.

De hecho, una periodista colombiana preguntó a Zapatero acerca de su postura respecto a la mediación personalista de Chávez, pero Uribe se anticipó a su respuesta para precisar que las negociaciones con las FARC se harán a través de la Iglesia y "los dos delegados europeos" que representarán a la triada. No obstante, agregó que su Gobierno dará la "bienvenida" a "cualquier decisión unilateral e incondicional de la guerrilla para liberar secuestrados" y "contribuirá a que se lleve a cabo".

En este sentido, Zapatero reiteró que el Ejecutivo español "siempre" estará con el de Colombia en un problema "gravísimo" como es el del terrorismo. "Es el respeto lógico a una soberanía y, por tanto, el respeto a que sea el presidente Uribe el que establezca en cada momento cuáles han de ser las circunstancias o las condiciones para cualquier tipo de actuación o iniciativa" relacionada con las FARC, añadió.