Crónica Delphi.-Los trabajadores de Delphi no descartan "nada" para futuras movilizaciones, incluso una huelga de hambre

Actualizado 15/03/2007 19:30:01 CET

-La Junta de Andalucía recuerda a los trabajadores que, de momento, "hay actividad" y "se están abonando las retribuciones"

PUERTO REAL (CÁDIZ), 15 Mar. (OTR/PRESS) -

El comité de empresa de la planta de Deplhi en Puerto Real (Cádiz) fijará el lunes un nuevo calendario de movilizaciones entre las que no se descarta "nada", incluso una huelga de hambre. Desde la Junta de Andalucía, el consejero de Empleo, Antonio Fernández, trata de templar los ánimos y mediar entre trabajadores y empresa. A los primeros les dice que, considerando el presente, se debe tener en cuenta que "hay actividad" y "se están abonando las retribuciones". A Delphi le insta a que deje de provocar "alarma" con sus comunicados.

El empleo de la planta que el fabricante de componentes para automóviles Delphi tiene en Puerto Real sigue en el aire. A pesar de la reunión mantenida esta semana, más de toma de contacto que de negociación, el comité de empresa encabezado por Antonio Pina anuncia nuevas movilizaciones. El calendario para ellas se fijará el lunes. Según Pina, no descartan "nada", ni huelgas de hambre ni cortes de carreteras.

Los trabajadores exigen también a las administraciones "que pasen de las palabras a los hechos" y les reclaman que cumpla el plan industrial 2005-2010. "Hasta ahora no han hecho nada y hay que pasar de las palabras a la acción", concluye. En rueda de prensa, Antonio Pina también dirigió palabras a la multinacional, a quien acusa de urdir un "plan maquiavélico" desde noviembre de 2006 para provocar el cierre de la factoría, coincidiendo con la llegada de Gonzalo Herrera como director general. En medio de este supuesto plan, Delphi habría vendido productos a otras plantas por debajo de sus costes de fabricación y a comprar produtcos a otras plantas por encima de sus precios de mercado.

UN CIERRE ORDENADO

Delphi Automotive Systems España S.L. emitió un comunicado en el que promete llevar a cabo un cierre ordenado, al tiempo que reitera que ya ha abonado las nóminas pendientes hasta el 15 de marzo de 2007. Para el mes de abril, la multinacional prevé una reducción de los ingresos en un 25%, fruto de un "deterioro progresivo debido a la disminución de las ventas". "Todas las opciones están abiertas para proceder con el cese de la actividad", dice el comunicado, subrayando que Delphi "seguriá operando conforme a la legislación vigente".

Mientras tanto, la Junta sigue actuando como mediadora y no da la razón ni se la quita a ninguna de las partes. El consejero de Empleo, Antonio Fernández, dice a los trabajadores que "hay que considerar el presente", refiriéndose al abono de las nóminas por parte de Delphi y al mantenimiento temporal de la producción. Fernández también tiene palabras para Delphi, a quien acusa de provocar "una alarma absolutamente injustificada e inadmisible" con sus cartas. Entiende la "lógica preocupación" de los empleados de la planta, a los que promete que la Administración actuará "con todas las medidas legales que estén a su alcance".