Actualizado 20/12/2007 21:04 CET

Crónica EE.UU.-Bush elude valorar la destrucción de cintas de interrogatorios de la CIA hasta el fin de la investigación

- "Creo que quedó muy claro que lo primero que recuerdo es que me enteré cuando el director de la CIA me informó del asunto", afirma

WASHINGTON, 20 Dic. (OTR/PRESS) -

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, rechaza pronunciarse respecto a la destrucción de vídeos de la CIA, o al menos por el momento. Según Bush, no emitirá opinión alguna "hasta que estas investigaciones concluyan", en referencia a las pesquisas ya iniciadas. No obstante, Bush hizo hincapié en su nula implicación en la eliminación de documentos que supuestamente mostraban crudos interrogatorios contra miembros de Al Qaeda. "Creo que he sido muy claro al decir que lo primero que recuerdo es que me enteré cuando el director de la CIA me informó del asunto", explicó.

En una comparecencia en la Casa Blanca, la última del año, Bush se despidió de los medios de comunicación rehusando realizar cualquier valoración acerca de la destrucción de vídeos sobre interrogatorios de la CIA, porque las investigaciones, "añadidas a la supervisión del Congreso, al final nos permitirán a todos conocer qué ocurrió". "Hasta que esas investigaciones concluyan, no emitiré opinión alguna al respecto", explicó.

En este sentido, Bush apostó por esperar "a ver cuáles son los hechos". Además, se sumó a la posición general de la Administración de Washington y descartó cualquier conocimiento de la Casa Blanca de la existencia y posterior destrucción de las cintas, hasta que Mike Hayden, director de la Agencia Central de Inteligencia, se lo comentó. "Creo que he sido muy claro al decir que lo primero que recuerdo es que me enteré cuando Mike Hayden me informó del asunto", reiteró durante su comparecencia.

INVESTIGACIÓN EN MARCHA

La CIA presentará ante el Congreso norteamericano documentos relacionados con la destrucción de las grabaciones sobre los interrogatorios cuestionados. Se trata de una entrega inminente anunciada el miércoles por el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, el demócrata Silvestre Reyes. Esta iniciativa llegaría precedida de la preparación de citaciones para antiguos y actuales para miembros del servicio de inteligencia, así como abogados si los citados no querían acudir de forma voluntaria.

Reyes declaró también su voluntad de que el asesor jurídico de la CIA, John Rizzo, y José Rodríguez, ex director del Servicio Clandestino Nacional testifiquen ante el comité el 16 de enero. Rodríguez es el agente que supuestamente ordenó la destrucción de las cintas en 2005, que documentaban los interrogatorios de dos presuntos miembros de Al Qaeda tres años antes. De ordenarse esta comparecencia, el Congreso rechazaría la petición de la Administración Bush de que se postergue hasta que el Gobierno realice su propia investigación sobre la destrucción de los vídeos.

Algunas voces ya han expresado su condena por los contenidos y posterior destrucción de las polémicas pruebas, como los congresistas demócratas o diversos grupos defensores de los Derechos Humanos.