8 de abril de 2020
 
Actualizado 11/09/2008 20:25:13 +00:00 CET

Crónica EE.UU.- El ritual en memoria de las víctimas del 11-S abre un paréntesis en la campaña electoral norteamericana

- Los actos se repiten en la Zona Cero, el Pentágono y en Pensilvania, donde se produjeron los ataques

NUEVA YORK, 11 Sep. (OTR/PRESS) -

Como cada año, el aniversario del atentado del 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas, en Nueva York, acogió los actos en memoria de los fallecidos, que se sucedieron en la ciudad, tanto en la conocida como Zona Cero, como en el Pentágono y en Pensilvania, donde también impactaron los aviones secuestrados. La lectura de los nombres de los fallecidos y los minutos de silencio en las horas exactas de las colisiones marcaron la jornada, en la que la campaña electoral para la Casa Blanca se paralizó en solidaridad con el trágico aniversario.

Tras una solemne música, los familiares de los fallecidos en el atentado del 11-S contra las emblemáticas Torres Gemelas se congregaron en la Zona Cero para rendir homenaje a las víctimas. Allí, el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, marcó el primer minuto de silencio, a las 08.46 horas, cuando el primer avión colisionó con la Torre Norte, al que siguió otro minuto de silencio coincidiendo con el choque del segundo avión en la Torre Sur.

Allí, pronunció un discurso en el que apeló a recordar lo sucedido y a cada uno de los fallecidos. "Venimos cada año para estar con aquellos que amamos y perdimos, para ser testigos del día que empezó como cualquier otro y terminó como ninguno", señaló, según una información de la CNN, recogida por otr/press. Rodeado de oficiales de policía, bomberos y otros de los servicios que se ganaron el apodo de héroes aquel día, apeló al proverbio irlandés que señala que "la muerte deja una pena que nadie puede curar, pero el amor deja una memoria que nadie puede robar".

Acto seguido, fueron los familiares los que leyeron los nombres de los 2.751 fallecidos que perdieron la vida a consecuencia de las colisiones en la denominada Zona Cero, tras lo que a las 09.59 horas se guardó otro minuto de silencio, pues a esa hora se derrumbó la Torre Sur, y otro más a las 10.29 horas, momento en que también se desmoronó la Torre Norte.

Mientras tanto, en la Casa Blanca, el presidente de los Estados Unidos, George W.Bush, su mujer, Laura Bush, y el vicepresidente, Dick Cheney, y su mujer Lynne, guardaron un minuto de silencio en los momentos de las colisiones de los aviones con las Torres Gemelas. Asimismo, los actos en conmemoración del séptimo aniversario de los ataques del 11-S se sucedieron en los demás lugares donde los aviones secuestrados por los terroristas chocaron aquella mañana. De hecho, poco después el Pentágono celebrara otro acto solemne para recordar a las 184 personas que perdieron la vida cuando el American Airlines Vuelo 77 chocó contra una de sus paredes.

Allí, el presidente Bush, acompañado por el entonces secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, pronunció unas palabras en recuerdo de las víctimas. "Rezamos para que encontréis la paz en medio de estas tierras. Rezamos para que encontréis la fuerza en saber que nuestra nación siempre sufrirá por vosotros", indicó. Por su parte, Rumsfeld puso de manifiesto que siempre recordarán a los fallecidos: "Nunca olvidaremos la forma en que este edificio fue atacado, nunca olvidaremos a nuestros compañeros y amigos que fueron arrancados de nosotros y de sus familiares. Y nunca olvidaremos que aquel ataque iba destinado a nuestra nación".

UN PARÉNTESIS EN LA CAMPAÑA ELECTORAL

Asimismo, otro acto tuvo lugar en Shanksville, Pensilvania, donde otro de los aviones secuestrados chocó en un campo. Los 40 pasajeros del vuelo fallecieron, por lo que en la zona también se sucedieron los recordatorios. A la zona acudió el candidato republicano a la presidencia de EE.UU., John McCain, que pronunció un discurso de menos de dos minutos de duración en recuerdo de las víctimas.

Tanto McCain como su rival, el candidato demócrata, Barack Obama, suspendieron sus campañas electorales en respeto a este día. De hecho, la campaña estuvo ocupada durante los últimos horas por la alusión de Obama a la incapacidad de McCain para encarnar el cambio con la frase "puedes pintar los labios a un cerdo, pero siempre será un cerdo". Esta declaración suscitó las iras republicanas que se echaron sobre Obama acusándole de insultar a Saraha Palin por su comentario durante la Convención Republicana, que incidía en que la diferencia entre una 'madre hockey' (madre coraje, como la gusta llamarse) y un pit bull es el pintalabios.

Ambos candidatos a la presidencia de la Casa Blanca tenían previsto acudir al homenaje celebrado en la propia Zona Cero, pero finalmente, el alcalde de Nueva York les pidió que no acudieran para no convertir el acto en algo político. Según el diario 'New York Times', ambos tenían previsto acudir posteriormente a un acto conjunto en la Universidad de Columbia, en Nueva York.