Actualizado 06/02/2007 20:20 CET

Crónica Estafa.-Desmantelada una estafa inmobiliaria en Barcelona con al menos un millar de afectados

- Los detenidos se embolsaron 20 millones de euros prometiendo la adjudicación de pisos de protección oficial

BARCELONA, 6 Feb. (OTR/PRESS) -

Los Mossos d'Esquadra desmantelaron una estafa inmobiliaria en Barcelona, por la que fueron detenidas cuatro personas y por la que podrían verse afectadas hasta un millar de personas. Los implicados prometían a las víctimas la adjudicación de pisos de protección oficial y según los cálculos de la policía autonómica, podrían haberse embolsado hasta 20 millones de euros valiéndose de la fe que en ellos depositaron los afectados.

Los estafadores, que se hacían pasar por funcionarios de la Consellería de Medio Ambiente y Vivienda, convencían a las víctimas de que podían conseguirles pisos de protección oficial sin necesidad de participar en el sorteo público que se suele celebrar para adjudicarlos y les pedían a cambio un pago inicial que oscilaba entre los 3.000 y los 6.000 euros, por la transacción irregular.

Unos meses más tarde, los estafadores reclamaban un nuevo pago en concepto de trámites notariales y, en ocasiones, pedían otras cantidades relacionadas con supuestas inversiones, lo que eleva la cifra media estafada a cada víctima a alrededor de 20.000 euros. De momento, se tiene conocimiento seguro de unas 500 víctimas, de las que se ha interrogado a un centenar, aunque el total de afectados podrían llegar a 1.000. Algunos de ellos llegaron a pagar hasta 400.000 euros en diversos pagos.

La estafa funcionaba de forma piramidal, ya que las primeras víctimas, muy próximas a los detenidos, fueron convenciendo a familiares y amigos. De este modo, según el director general de los Mossos d'Esquadra, Rafael Olmos, los estafadores no tenían que esforzarse en "camelar" a nadie, sino que las víctimas se convencían fácilmente al ver que personas próximas invertían en ello. "Lo más triste es que se han aprovechado de gente humilde y sencilla", que en muchos casos pidió créditos para cumplir con los pagos, y de un tema "tan sensible como la vivienda", explicó.

PREGUNTA "INGENUA"

La estafa se empezó a investigar después de que llegara una queja de alguien que quería saber "dónde estaba su piso", según explicó Olmos. En la última semana de enero se supo que los estafadores se habían establecido en un hotel de Barcelona, donde recibían a algunas de las víctimas, lugar donde fueron detenidos el pasado 1 de febrero.

En un primer momento, se arrestó a seis personas, los cuatro cerebros de la banda -dos hombres y dos mujeres- y otras dos personas que se cree que empezaron como víctimas pero que acabaron teniendo conocimiento de la estafa y colaborando con los delincuentes. Ambas quedaron en libertad tras declarar al no existir elementos suficientes para mantener la detención.

En el registro a la habitación de hotel que ocupaban, los Mossos d'Esquadra encontraron 30.000 euros y localizaron 130 carpetas con datos sobre otras tantas personas y las cantidades invertidas por cada una de ellas. El hecho de que en las carpetas sólo haya datos sobre personas cuyos apellidos empiezan por las tres primeras letras del alfabeto apoya la hipótesis de que los afectados superen el millar. Además, se han hallado cuatro ficheros con datos de centenares de otras personas, que sumadas a las del hotel superan las 500.

NO HABIA DENUNCIAS PORQUE TRANSMITÍAN CREDIBILIDAD

Los Mossos d'Esquadra destacaron la credibilidad que transmitían los estafadores, que consiguieron que ninguna de las víctimas sospechara y presentara una denuncia, aunque el inspector Josep Lluís Trapero reconoció que el hecho de que fueran conscientes de que el pago que había realizado no era legal influyera en su decisión de no hacer públicas sus sospechas.

Según la documentación recuperada, la estafa estaría en marcha desde 2002, aunque algunas de las víctimas que ya han prestado declaración hablan de al menos diez años. Olmos justificó la falta de denuncias explicando que "todo se basaba en la fe", y señaló que, aun después de firmar su declaración, muchas de las víctimas siguieran confiando en que iban a recibir un piso.

OTR Press

Fermín Bocos

Política y pandemia

por Fermín Bocos

Antonio Casado

Cataluña surrealista

por Antonio Casado

Charo Zarzalejos

¿Cogbernanza?

por Charo Zarzalejos

Lo más leído

  1. 1

    Dieciocho años sin noticias de la Pioneer 10, en rumbo a Aldebarán

  2. 2

    Una marcha negacionista de la Covid-19 en Madrid pide recuperar derechos y libertades: "Fuera dictadura"

  3. 3

    Dimite el JEMAD tras su polémica vacunación, aunque defiende que siguió el protocolo y no recurrió a "privilegios"

  4. 4

    Madrid prohíbe reuniones en casas y adelanta el toque de queda a las 22h con hostelería cerrada una hora antes

  5. 5

    La familia Rivera despide, por última vez, a José Rivera 'Riverita'