27 de febrero de 2020
 
Actualizado 18/06/2008 20:47:40 CET

Crónica ETA.- Los miembros de Gestoras advierten ante el tribunal que su labor seguirá "hasta la resolución del conflicto"

- El proceso contra la red de apoyo a los presos de ETA queda visto para sentencia tras casi dos meses de juicio - Los abogados de la defensa reconocen "afinidades ideológicas con ETA" pero que no son parte de ella porque actúan "sin armas"

MADRID, 18 Jun. (OTR/PRESS) -

El juicio contra los 27 miembros de Gestoras Pro Amnistía que se celebra desde hace casi dos meses ante la Audiencia Nacional quedó hoy visto para sentencia. La mayoría de los acusados, entre ellos Juan María Olano y el resto de prinicipales dirigentes de la organización renunciaron a su derecho a la última palabra. Pero cuatro de los procesados sí quisieron dirigirse al tribunal y aprovecharon la ocasión para advertir en su habitual tono desafiante que la labor de apoyo a los presos de ETA que realiza Gestoras y su sucesora Askatasuna continuará "hasta la resolución del conflicto".

Antes, en esta última jornada del juicio que se prolongó por más de seis horas, los abogados de la defensa expusieron sus conclusiones finales que se dedicaron a intentar tirar por tierra la tesis de la Fiscalía que afirmó que Gestoras es "una organización terrorista no armada" acatando "de cabo a rabo las instrucciones que ETA da a sus miembros". En su intervención la defensa reconoció que Gestoras puede tener "afinidades ideológicas con ETA" pero señalaron que no puede considerarse como parte de la misma porque su actividad de desarrolla "sin armas".

Los únicos de los acusados, que han quedado reducidos a 24 después de que la Fiscalía retirara los cargos contra tres de los procesados por falta de pruebas, que quisieron aprovechar su derecho a la última palabra fueron el responsable territorial de Vizcaya, Julen Larrinaga; la ex dirigente de Batasuna y representante de Gestoras en Álava, Maite Díaz de Heredia; el integrante de la Red Empresarial Juan Antonio Madariaga y el miembro de Askatasuna Sabin Juaristi.

Al comienzo del juicio todos y cada uno de los acusados anunciaron su renuncia a su defensa jurídica al considerar que la sentencia se encontraba "escrita". En consecuencia, sus defensas redujeron la lista de más de 200 testigos que habían solicitado a apenas una docena, renunciando, entre otros, a los testimonios del obispo emérito de San Sebastián, José María Setién, el alcalde de esta ciudad, Odón Elorza (PSE-PSOE) o el presidente del PNV de Guipúzcoa, Joseba Egibar.

NO SON "ESCLAVOS" DE ETA

"¿Cómo se va a acabar con el movimiento pro-amnistía incrementando el número de presos?", se preguntó Larrinaga que fue el primero en tomar la palabra y que, tras presentarse como un "anarquista vasco", citar incluso a Bakunin y proclamar que nunca ha sido un "esclavo" de ETA, aseguró que la "única forma de que dejemos de molestar y de denunciar vulneraciones de derechos es acabar con el conflicto y que no haya ningún preso político más".

En esta misma línea se expresaron los otros tres procesados. Díaz de Heredia advirtió que "una sentencia no va a hacer desaparecer" al movimiento pro-amnistía, sino que lo "va a fortalecer", Madariaga defendió "la lucha contra la tortura, el aislamiento y la dispersión" y Juaristi proclamó que "el movimiento pro-amnistía terminará cuando se acabe con la represión".

En la última y maratoniana sesión del juicio, que comenzó el pasado 21 de abril, tomaron también la palabra los cinco abogados defensores para exponer sus conclusiones finales en las que negaron que Gestoras y su sucesora Askatasuna formen parte del entramado de ETA, aunque sí admitieron que "podrían tener afinidades". "Gestoras Pro Amnistía puede tener afinidades ideológicas con movimientos progresistas, de izquierda, pacifistas e incluso con ETA, pero decide qué marco y qué debate va a desarrollar", afirmó el letrado Iñako Goyoaga.

En este sentido, los abogados defensores citaron la la jurisprudencia del Tribunal Constitucional y del Supremo, en las que "el concepto de terrorismo está ligado a la comisión de actos terroristas", lo que no se corresponde, apuntaron con las labores de apoyo a presos que desarrollaban los acusados. "Una actividad terrorista sin armas sería una hipótesis de gabinete", espetó la abogada Arantza Zulueta.

SOFLAMAS POLÍTICAS

Durante la intervención de los abogados de la defensa, y ante sus proclamas contra "las torturas y abusos policiales" y contra la "ocupación militar de Euskal Herria" la juez Teresa Palacios tuvo en varias ocasiones que llamarles al orden y exigirles que sus alegatos se ajustaran al objeto del procedimiento. "Si alguien entrara ahora en la sala pensaría que se ha equivocado de juicio", espetó la juez.

El fiscal Carlos Bautista y la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), que ejerce la acusación popular, solicitan 13 años de cárcel para los líderes nacionales de Gestoras Juan María Olano, Julen Zelarain y Aitor Ángel Jugo, y 10 años para otros 21 miembros de este colectivo por un delito de integración en organización terrorista en condición de dirigentes.