Actualizado 28/06/2007 20:02 CET

Crónica Fraude.- Más de 300.000 artículos decomisados en la mayor operación contra la falsificación de primeras marcas

- El 18% de los consumidores reconoce comprar voluntariamente artículos falsos

MADRID, 28 Jun. (OTR/PRESS) -

La Policía Municipal y la Guardia Civil han desarticulado en Madrid capital y Leganés la mayor red de España dedicada a la falsificación y venta de artículos de primeras marcas falsificados. Un total de 334.095 artículos de todo tipo han sido decomisados durante la operación, denominada 'Glamour', en la que además han sido detenidas diez personas. En este sentido, la directora de la Asociación Nacional en Defensa de la Marca, Soledad Rodríguez ha aludido a un estudio que indica que el 18% de los consumidores reconoce que compra voluntariamente artículos falsos, aún sabiendo que es un delito.

Las investigaciones comenzaron el pasado mes de marzo en tres locales de Madrid (en los distritos de Vallecas, Arganzuela y Centro), donde descubrieron que se vendía mercancía ilegal y se encontraron similitudes, en cuanto a los productos, formas de embalaje y otros detalles, por lo que determinaron que el proveedor era el mismo, concretamente uno que operaba en la localidad de Leganés. De esta forma, la Policía Municipal se puso en contacto con la Guardia Civil para comenzar una operación conjunta para vigilar a los proveedores y compradores.

Un agente de Policía Municipal explicó que tras la vigilancia detectaron que los artículos provenían de dos naves industriales en Leganés. En una de ellas se detuvo a dos personas y se decomisaron más de 300.000 artículos falsificados, que supondrían en el mercado más de 25 millones de euros, y en la segunda se apresaron a otras tres. Finalmente se detuvo a dos personas, compradores, que vendían las prendas en 17 locales de la capital. Los detenidos son de nacionalidad marroquí, senegalesa y española.

PROCEDENTES DE ASIA

Entre los objetos incautados, los investigadores indicaron que las prendas, imitaciones de marcas como Dolce Gabbana, Roberto Verino o Versace, llegaban a España desde algunos países asiáticos a través de Oporto, el Puerto de Valencia y algunas ciudades italianas que enviaban la mercancía en avión. Estos artículos, una vez que llegaban a los polígonos de Leganés se vendían en mercadillos y algunas tiendas de la capital y alrededores.

Así, el delegado de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Pedro Calvo, dijo que la calidad de algunos de los artículos incautados "hace sospechar" que muchos de ellos podían venderse "en comercios de dueños sin escrúpulos". Calvo señaló que la sociedad madrileña "debe saber que comprar ropa falsificada atenta contra su propio beneficio".

Por su parte, la directora de la Asociación Nacional en Defensa de la Marca, Soledad Rodríguez, aludió a un estudio que indica que el 18% de los consumidores reconoce que compra voluntariamente prendas falsas, aún sabiendo que es un delito, mientras que el 14% de los encuestados lo hace involuntariamente. De media, los ciudadanos admiten comprar dos prendas falsas al año, aunque Rodríguez piensa que son "muchas más" debido a la gran oferta que hay en el mercado negro. A su juicio, "la gente esconde que compra falsificaciones" porque cada vez más "está peor visto".

OTR Press

Isaías Lafuente

Catálogo de ausencias

por Isaías Lafuente

Francisco Muro de Iscar

El poder del resentimiento

por Francisco Muro de Iscar