Actualizado 12/04/2007 22:32 CET

Crónica Gente.- Madonna viaja a Malawi para que su hijo adoptivo conozca a su padre biológico

LONDRES, 12 Abr. (OTR/PRESS) -

Tras las críticas por la adopción 'express' del pequeño David Banda en Malawi, Madonna ha viajado con el pequeño para que éste conozca a su padre biológico, con el que dice, quiere que mantenga una relación familiar, según una información de la revista 'Life&Style' recogida por OTR/Press. Cuando Madonna se trasladó a Londres, donde reside, con el pequeño, el padre del niño criticó duramente a la cantante a la que acusó de adopción ilegal utilizando su fama para hacer más rápidamente los trámites de acogida.

Ahora, después de casi seis meses, la estrella del pop ha decidido viajar con el pequeño David hasta su país de origen, para que conozca a su padre biológico, olvidando así las palabras acusatorias del progenitor. "Los planes de Madonna es que el padre sea parte de la familia, quiere mostrarle que su adopción fue no fue un acto egoísta sino de verdadero amor", asegura una persona cercana a la cantante.

A pesar de esta información, los rumores apuntan a que Madonna visitará al padre de David 'de paso' que viaja al continente africano, pero su verdadera 'misión' es adoptar otro pequeño en ese país. "Ella tiene la intención de adoptar otro bebé en breve, pero primero quiere limpiar su imagen que se labró con la adopción de David", explica la misma fuente

VISITA SOLIDARIA

Sin embargo, la representante de Madonna ha negado una nueva adopción y asegura que la artista ha viajado a Malawi para "continuar su labor con la Iniciativa para el Cuidado de los Huérfanos Raising Malawi". "Si su viaje allí atrae atención hacia la tremenda necesidad de ayuda de los niños del país, que así sea. Nadie se opone a ello", concluyó la representante.

Madonna colabora desde hace años a esta fundación que protege y vela por los derechos de los niños, una fundación a la que pertenece el centro donde adoptó a David.

OTR Press

Fernando Jáuregui

Cataluña, quince días después

por Fernando Jáuregui

Antonio Pérez Henares

Contumacia y desmemoria

por Antonio Pérez Henares