Actualizado 29/01/2007 00:58 CET

Crónica Goya.- ((Sustituye a la anterior por ampliación))

Una alfombra verde recoge el glamour de las estrellas en la gran noche del cine español

- Penélope Cruz y Viggo Mortensen acapararon la mayoría de los flashes a la entrada de la XXI edición de los Premios Goya

MADRID, 28 Ene. (OTR/PRESS) -

Que 'Spain is different', queda patente hasta en los premios de nuestro cine. Si el año pasado fue azul, en esta ocasión el verde fue el color encargado de reemplazar el clásico rojo de la alfombra por la que desfilaron todas las estrellas en la gran noche del cine español. Flashes y glamour a la entrada del Palacio Municipal de Congresos y Exposiciones de Madrid donde se celebró la XXI edición de los Premios Goya. Una cabalgata de celebridades del celuloide en la que Viggo Mortensen y, sobre todo, Penélope Cruz monopolizaron la mayoría de las miradas.

La más madrugadora de las estrellas fue una de las noveles en estas lides, Verónica Echegui, que apareció con un vestido negro adornado con una banda de lentejuelas ornamental. La nominada al premio a la actriz revelación, con el pelo recogido, fue el blando de la primera lluvia de flashes de la noche.

Pocos minutos después llegaron otras jóvenes, y bellas, actrices de nuestro cine como Verónica Sánchez que lució un vestido negro con un vertiginoso escote, o María Valverde, que apareció algo más tapadita, con un glamuroso abrigo dorado bajo el que se escondía un diseño, también negro, del modisto Josep Font. También el negro fue el color escogido por Natalia Verbeke, María Adanez, Leticia Dolera o la hermana de Pe, Mónica Cruz.

Precisamente, de riguroso negro apareció el capitán Alatriste. Viggo Mortensen, recorrió la alfombra entre los gritos de los cazaautografos que coreaban su nombre y se mostró muy orgulloso por las 15 nominaciones que ha recibido la película, aunque no estaba muy confiado de ser uno de los premiados. "Es un gran honor para nosotros", afirmó el actor estadounidense que, en perfecto castellano -no en vano tiene sangre argentina-, señaló en declaraciones a TVE recogidas por OTR/Press que le "sorprendería mucho" ganar el Goya al mejor actor "al no ser español".

Y el contrapunto al negro imperante lo pusieron Santi Millán, Oscar Jaenada y Eduardo Noriega -que llegó acompañado de su amigo Alejandro Amenábar- todos ellos con traje blanco. También huyó del negro Maribel Verdú, nominada al Goya a la mejor actriz, que vestida de beige acudió junto con su compañero en 'El laberinto del Fauno', y también nominado, Sergi López que acudió a la gala con un 'look' totalmente informal.

LA MÁS DESEADAS

El momento más deseado de la previa llegó poco después de las nueve de la noche. Con la melena al viento, vestido gris largo de cola con generoso escote apareció la primera actriz española de la historia nominada al Oscar por su interpretación de Raimunda, la más deseada por los objetivos, Penélope Cruz. Minutos después el resto de actrices de 'Volver', Blanca Portillo, Carmen Maura, Lola Dueñas y Yohana Cobo -todas ellas nominadas- posaron juntas para los fotógrafos.

La actriz española más internacional reconoció que "hasta hace una hora" no tenía discurso de agradecimiento ya que "nunca pienso que vaya a ganar", pero que a recomendación de su familiar, al final ensayó unas breves palabras.

Sin duda alguna, la ausencia más destacada en esta edición fue la de Pedro Almodóvar, que alegó motivos personales para no acudir a la gala a pesar de que 'Volver' es una de las máximas favoritas con 14 nominaciones. Su hermano Agustín fue el único representante del clan Almodóvar en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Madrid.