Actualizado 15/06/2007 20:49 CET

Crónica Juicio.- El jurado considera culpables del 'crimen del celador' tanto al presunto asesino como a su esposa

- El juez decreta ingreso en prisión de la mujer, que estaba en libertad provisional, después de que su marido intentara exculparla

SEVILLA, 15 Jun. (OTR/PRESS) -

El jurado popular ha considerado en su veredicto culpable a Ricardo S.A, autor de un delito de asesinato y a su mujer, María Luisa C.J, coautora del mismo, por la muerte, a balazos, del celador del 'Virgen del Rocío', Gaspar G.T, que en enero de 2006 atropelló, sin consecuencias, a la hija de ambos. Así, el juez ha decretado la entrada en prisión de la mujer, que actualmente se encontraba en libertad provisional, después de que, durante el juicio, su marido intentara exculparla, acusando de cómplice a su hermano.

En el veredicto, que ha sido leído en la Audiencia Provincial de Sevilla, el jurado ha considerado por unanimidad autor de un delito de asesinato con las agravantes de alevosía y ensañamiento a Ricardo S.A., ya que asegura que los disparos se produjeron "de forma sorpresiva" y que se infringió a la víctima un sufrimiento innecesario al disparar en primer lugar al brazo izquierdo y no en la cabeza. Así, se destaca que el acusado "hizo los disparos primero a una distancia mayor y se fue acercando hasta la víctima hasta acertar en la cabeza, como demuestra la mayor profundidad de los disparos en la misma".

De igual modo, afirma que el acusado empleó dos cargadores, "porque como acreditaron los forenses de balística el arma sólo tenía una capacidad para ocho cartuchos", cuando se efectuaron al menos nueve. Además, no le aplica ninguna de las atenuantes por alcoholismo y drogadicción, al no considerar probado que la noche antes consumiera sustancias estupefacientes o alcohol. Tan sólo uno de los nueve componentes estimó que estaba afectado levemente.

Por último, se le considera culpable de un delito de tenencia ilícita de armas al carecer de los permisos y licencias pertinentes, para lo que se basa en la declaración del propio acusado "que aseguró que se había encontrado el arma en una lata", y de los informes de balística en los que se recoge que el cañón del arma fue modificado".

SU MUJER, COAUTORA

En el caso de la mujer, el jurado la ha considerado por mayoría, coautora de un delito de asesinato con la agravante de alevosía, aunque no con ensañamiento, por su "cooperación necesaria" en los hechos "al retirar los cristales de la ventana del vehículo de la víctima" a través de la cual su marido efectuó los tiros y "abriendo la puerta" del mismo para facilitarle los disparos.

De esta forma, tras conocer el fallo tanto el fiscal como el letrado de la acusación particular, Rafael Villegas, han reclamado el ingreso en prisión inmediato de María Luisa C.J., mientras que la defensa se opuso hasta que exista sentencia firme, anunciando al tribunal que recurrirá la sentencia ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). La imputada se encontraba en libertad provisional desde que, durante el juicio, su marido la exculpara, asegurando que su cómplice había sido su hermano y que si esposa se había desmayado al ver la sangre.

Tras la decisión, los familiares, todos ellos de etnia gitana, al igual que los acusados, han protagonizado diversos incidentes, propinando insultos a los medios de comunicación que han cubierto el juicio.

SIN CAMBIOS EN LAS PENAS

En cuanto a la condena, ni la acusación particular ni el fiscal han modificado sus conclusiones tras oír el veredicto del jurado. El fiscal ha mantenido los 22 años por un delito de asesinato para Ricardo S.A. y otros dos por uno de tenencia ilícita de armas, mientras que para la mujer ha mantenido los 14 años como cómplice de un delito de asesinato.

Precisamente, la condena solicitada por el fiscal para la mujer ha creado cierta controversia porque el veredicto no la considera cómplice, sino coautora, lo que implica una pena mayor a la reclamada por el ministerio público, que no podría ser aplicada en la sentencia de no ser que la acusación particular sí la estima, desde un principio, como coautora de asesinato, reclamando 20 año de prisión.

También se han revisado las reclamaciones civiles. El fiscal, ha mantenido su petición de 90.600 euros para la esposa de la víctima y de 7.600 euros para cada uno de los hijos; mientras que la acusación particular pide 300.000 euros. En este sentido, el letrado de la defensa, Javier del Rey, ha recordado que ambos procesados están declarados por auto judicial como insolventes "dada su precaria situación económica". Además, lamentó que el Ayuntamiento de Sevilla "no haya estado sentado en el juicio por su responsabilidad civil y que ahora hiciera frente a una indemnización que se va a quedar sin cobrar".