Actualizado 11/09/2008 15:38 CET

Crónica Macro.- Zapatero asegura que las medidas contra la crisis "alivian pero no solucionan"

- Rajoy exige al jefe del Ejecutivo que "gobierne" y ponga en marcha "medidas eficaces".

MADRID, 11 Sep. (OTR/PRESS) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero ha reconocido que las medidas de su Ejecutivo para paliar el frenazo económico "alivian pero no solucionan". El Gobierno asegura que estas medidas son "hechos concretos" y no "palabras vacías" y acusa al principal partido de la oposición de "falta de rigor" y de "vedetismo". El Partido Popular por su parte reclama a Zapatero más actitudes de Gobierno y le pide que "no sea soberbio" y escuche las medidas de los populares "que fueron capaces de hacer frente a una crisis económica y superarla".

Un día después de su comparecencia extraordinaria para hablar de la crisis, el presidente del Gobierno volvió a responder sobre esta materia en la sesión de control del Congreso. El jefe del Ejecutivo mostró hoy su apoyo "en todas las líneas" a familias y empresas, dentro de los márgenes presupuestarios con los que cuenta para hacer medidas "sensatas", que "alivien algo" su situación, aunque admitió que no la "solucionan". Frente a esto, el líder del PP, Mariano Rajoy, contestó que su actuación se está convirtiendo "en un problema" que genera "inquietud" y "miedo" entre los españoles.

Ambos líderes políticos volvieron a enfrentarse a causa de la crisis económica durante la primera sesión de control al Gobierno tras el descanso estival, un día después de la comparecencia del jefe del Ejecutivo ante el Pleno de la Cámara por esta misma cuestión.

Rajoy cuestionó que Zapatero conozca "cuál es la verdadera situación" que atraviesan las familias y empresas, y tras preguntarle de nuevo a qué acudió ayer al Congreso, ya que no presentó ninguna actuación nueva ante la crisis, le pidió que rectifique "y gobierne para tomar medidas". "Usted ha perdido mucho tiempo, no ha hecho las cosas bien, y si sigue sí es imposible recuperar la senda de crecimiento de la economía española", advirtió Rajoy.

Por su parte, Zapatero eludió hacer una valoración del debate de ayer, aunque volvió a enumerar las principales medidas "en apoyo a familias y empresas", como la devolución de los 400 euros, el incremento de las pensiones mínimas o la garantía de cobertura de desempleo, así como medidas para impulsar la financiación de las empresas a través de las líneas del Instituto de Crédito Oficial (ICO). "Esto lógicamente, alivia algo la situación de familias y empresas, pero no la soluciona", aseguró Zapatero.

Pero para Rajoy los españoles "tienen miedo" y las "medidas cosméticas" de los socialistas no hacen más que agravarlo. "Si no puede tomar medidas eficaces, es que usted sobra", afirmó el presidente del PP, antes de exigir "humildad" a Zapatero para aceptar las propuestas de "aquellos que han demostrado que saben superar las crisis".

"MAS RIGOR Y MENOS VEDETISMO"

Por su parte, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, acusó a los 'populares' de "manipular" y recalcó que mientras el Gobierno está "afrontando" las dificultades económicas, "arrimando el hombro y pensando en la gente", el PP está "haciendo más de lo mismo, pensando más en los votos que en la gente". "Más rigor y menos vedetismo político es lo que le hace falta a este país", enfatizó.

De la Vega, quien admitió que la economía tiene "dificultades", subrayó que el Gobierno "ha propuesto soluciones" mientras que el PP "propone una cosa y la contraria", de modo que parece "que no quieren que las cosas se arreglen". En su opinión los españoles "viven hoy mejor que hace 30 años" y añadió que aspira y trabaja para que vivan aún mejor.

La vicepresidenta respondía así a las acusaciones realizadas por la portavoz popular en el Congreso de los Diputados Soraya Sáenz de Santamaría quien aseguraba que el "único español que vive mejor con el Gobierno socialista" es el abogado José Emilio Rodríguez Menéndez, quien se fugó en agosto aprovechando un permiso penitenciario.

Para la portavoz 'popular', está claro que "esos españoles que se quedan en el paro, que no pueden pagar sus casas, que tienen que cerrar sus negocios y que tienen muy difícil acceder a un crédito" se han dado cuenta de que "el Gobierno socialista no tiene ya nada que ofrecerles". "Las crisis se arreglan con ganas, con decisión y con energía, y de todo eso no les queda absolutamente nada", agregó.