Crónica Perú.- Detienen en Tenerife a un peruano por su relación con la trama de corrupción de la era Fujimori

Actualizado 05/01/2007 19:36:54 CET

- Está acusado en su país de soborno en venta de armas y construcción de viviendas para policías

SANTA CRUZ DE TENERIFE/MADRID, 5 Ene. (OTR/PRESS) -

La Policía Nacional ha detenido en Santa Cruz de Tenerife a Oswaldo Corpancho Klenicque, ciudadano peruano presuntamente implicado con diversos delitos de corrupción durante los gobiernos de Alberto Fujimori. Corpancho, de 51 años y natural de ese país, estaba actualmente en busca y captura internacional acusado por las autoridades peruanas de los delitos de asociación ilícita, cohecho, encubrimiento real y corrupción de funcionarios.

En su historial figuran acusaciones por la venta de material de guerra y las construcciones de viviendas para policías por las que habría cobrado altas sumas de dinero como fruto de sobornar a las autoridades.

La detención se produjo en el domicilio que Corpancho tenía en Santa Cruz de Tenerife, lugar hasta el que se desplazaron miembros del Grupo de Localización de Fugitivos e Interpol adscritos a la Policía Judicial, que trabajaron en colaboración con la Comisaría Provincial tinerfeña. La justicia peruana pide para él 15 años de prisión por la adquisición de material bélico a Bielorrusia y otros 6 años más por la construcción de las mencionadas viviendas. Esta petición sólo tiene en cuenta los procesos por los que se encontraba actualmente en orden de búsqueda, así que a estos 21 años se sumarían aquellas penas que pueda arrastrar por otros delitos. MIEMBRO DE UN GRUPO

El detenido pasará a disposición de la Audiencia Nacional para tramitar su extradición a Perú, donde se tendrá en cuenta su pertenencia a "Los Gordos", un grupo con estrechas vinculaciones a Vladimiro Montesinos, hombre de confianza de Alberto Fujimori. Este grupo habría pagado sobornos que derivarían en "El Proceso Madre", donde quedó demostrado que "Los Gordos" habían salido favorecidos en contratos millonarios.

Según las últimas investigaciones, esta organización podría haber obtenido casi 1.500 millones de dólares fruto de sus negocios. Además, y durante el gobierno de Fujimori, consiguieron 20 millones de dólares como subvención para proveer de recursos al Perú rural para el acceso a la telefonía, pese a que sobre ellos pesaban antecedentes como traficantes de armas.

OTR Press

José Luis Gómez

Un país raro en Europa

por José Luis Gómez

Victoria Lafora

Yo tampoco

por Victoria Lafora