Actualizado 30/09/2008 22:04 CET

Crónica Prisiones.-Interior anuncia la construcción de once nuevas cárceles para paliar el incremento del número de presos

- Gallizo también apuesta por las "penas alternativas" para frenar el alza de la población reclusa, que ha aumentado un 7,2% este año

MADRID, 30 Sep. (OTR/PRESS) -

El volumen de la población reclusa en España se ha disparado en el último año y con un incremento que supera el 7 por ciento ya supera los 62.000 presos. Una subida más que notable que ha disparado las alarmas y ha puesto de manifiesto que hacen falta más cárceles en España para absorber este aumento. La secretaria general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, anunció hoy la ampliación del plan de construcción de centros penitenciarios, que ya ha motivado la construcción de cuatro cárceles a los que seguirán otros once nuevos centros tipo. Además Gallizo también abogó por promover las condenas alternativas para "penas de corta duración y para las personas que han cometido un único delito".

Durante su comparecencia en la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados, Gallizo explicó que el sistema penitenciario está haciendo frente a uno de los "mayores retos" de la democracia, la "tendencia al alza" de la población reclusa en España, que se está "acelerando considerablemente". Así, explicó que en los nueve primeros meses de 2008 la población ha crecido un 7,82 por ciento (4.514 personas más), lo que supone un "incremento superior al registrado en todo 2007", al tiempo que recalcó que el número de presos aumentó un 60 por ciento en los últimos ocho años, pasando de 39.013 a 62.239.

Tras destacar la "gran solvencia" de Instituciones Penitenciarias y asegurar que el sistema funciona "adecuadamente", Gallizo advirtió que los incrementos de población reclusa pueden provocar que el "esfuerzo" de la Administración no sea "suficiente para absorber el impacto de las modificaciones legislativas desarrolladas hasta ahora" y que habría que "incorporar una nueva ampliación del Plan de Amortización y Creación de Centros Penitenciarios 2005-2012, para incrementar, tanto las celdas para régimen ordinario, como las de régimen abierto".

Plan ya está en marcha y ha motivado la construcción de cuatro centros penitenciarios, a los que seguirán, en esta legislatura, otros once nuevos centros tipo, así como la segunda ampliación del Centro de Lanzarote (Canarias). Los nuevos centros se ubicarán en Archinoda (Málaga), Mahón (Menorca), San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria), Puerto del Rosario (Fuerteventura), Soria, Ceuta, Campos del Río (Murcia), Pamplona (Navarra), Comunidad Valenciana, Iruña de Oca (Álava) y Zubieta (Guipúzcoa).

En total, se pondrán en funcionamiento a lo largo de la legislatura, según Gallizo, un "mínimo de 8.966 celdas, preparadas para su uso doble si es preciso", 7.436 funcionales y 1.530 complementarias. Un incremento de centros que irá acompañado también del correspondiente aumento de personal "cada vez más cualificado", aseguró.

PENAS ALTERNATIVAS

Pero además de aumentar el número de celdas, para controlar el incremento de la población reclusa la secretaria general de Instituciones Penitenciarias apostó por fomentar las penas y medidas alternativas en "penas de corta duración y para las personas que han cometido un único delito". Así, Gallizo apuntó que el ingreso en prisión debe ser la "última y no la única forma de penalizar las conductas que se desvían de la norma" y afirmó que el cumplimiento de penas en comunidad "se revela como muy eficaz para los pequeños delitos con bajo riesgo de reincidencia".

Además recordó que el crecimiento de la población reclusa es un coste para el Estado, y resaltó el impacto que la privación de libertad ejerce sobre personas que han cometido un "único y primer delito" y aseguró que la tecnología permite disponer de instrumentos de restricción de la libertad "sin necesidad del internamiento".

En todo caso, Gallizo negó que haya "hacinamiento" en las cárceles españolas y aseguró que el sistema penitenciario español está valorado por otros países "quizás como el mejor del mundo", debido a que se invierte en recursos "como en ningún otro país", algo que provoca que sus representantes queden "impresionados" al visitar las instalaciones españolas.