Actualizado 07/01/2007 15:53 CET

Crónica Suceso.- Piden nueve años para un presunto pederasta que conoció a su víctima en un chat de televisión

- Se llevó a una niña de 12 años a un hotel donde mantuvo relaciones sexuales con ella

MADRID, 7 Ene. (OTR/PRESS) -

Esta vez fue un chat televisivo el medio que utilizó un presunto agresor para conocer a la menor de la que posteriormente abusó sexualmente. El acusado, que se mantenía en contacto con la niña de tan solo 12 años a través del teléfono, se la llevó a una habitación de un hotel donde, al parecer ocurrieron los hechos. Por ello, la Fiscalía de Sevilla solicitó una pena de nueve años de cárcel para el agresor.

Los hechos tuvieron lugar en marzo de 2003, cuando el acusado se citó con la niña, que en ese momento tenía doce años de edad y a la que había conocido a través de un chat de televisión, en la estación de autobuses de Morón de la Frontera (Sevilla). Una vez allí, ambos fueron a un parque cercano donde, al parecer, el hombre le ofreció un teléfono móvil y diez euros a cambio de poder "besarle en la boca", según se recoge en el escrito de calificación del fiscal.

Finalmente, el individuo se salió con la suya y "besó a la menor mientras le acariciaba las piernas. Además, en el texto se estipula que el acusado "tenía pleno conocimiento" de que la niña era menor de edad.

Después de estos hechos, el agresor siguió llamando y enviando mensajes de texto, todos con contenido sexual, a la niña a través del teléfono que él mismo le había regalado en el primer encuentro. Así, consiguió una nueva cita con la menor en el mismo mes. En ese nuevo encuentro el agresor se la llevó a una piscina municipal, donde, según la Fiscalía de Sevilla, "la acarició por todo el cuerpo mientras la besaba".

ABUSOS EN UN HOTEL

Sin embargo, esta segunda cita no acabó ahí. El acusado prefirió tener un poco más de intimidad y se trasladó con la menor a una habitación de un hotel de carretera de la misma localidad sevillana de Morón de La Frontera. Allí, asegura el escrito fiscal "la desnudó", y posteriormente la "penetró oral y vaginalmente".

Así, el fiscal calificó los hechos como dos presuntos delitos de abusos sexuales y, por ello, solicitó un total de nueve años de cárcel: dos años por el primer contacto que tuvo el agresor con la menor, y siete por el segundo.