29 de marzo de 2020
 
Actualizado 11/09/2008 21:45:10 CET

Crónica Yak.- Un viaje de Marlaska a Brasil obliga a aplazar las declaraciones en el caso de la contratación del Yak

- El juez Eloy Velasco se negó a sustituirle alegando "razones de servicio"

MADRID, 11 Sep. (OTR/PRESS) -

Había testigos, pero no había juez que les tomara declaración. Un viaje a Sao Paulo (Brasil) del titular del Juzgado de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, Fernando Grande-Marlaska, encargado del sumario que investiga la contratación del Yak-42, obligó a aplazar la declaración de seis altos mandos militares que debían comparecer hoy como testigos. A pesar de que Grande-Marlaska informó de su viaje a Brasil, donde participa en un simposio, al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y acordó que el adjunto del Juzgado Central de Instrucción número 6, Pablo Ruz, que fuera este juzgado quién se encargara de estas declaraciones hoy su titular, Eloy Velasco, se negó a llevarlas a cabo alegando que tenía asuntos que tramitar y las suspendió por "necesidades del servicio". Las declaraciones han quedado aplazadas hasta el próximo lunes 15 de septiembre, cuando comparecerán dos de los citados.

Grande-Marlaska creía haberlo dejado todo atado y bien atado antes de su viaje pero esta mañana la desorganización y el caos se apoderaron de la situación, con un fiscal, cinco testigos, con sus respectivos abogados, y varios familiares de los 62 soldados españoles que perdieron la vida en la tragedia del Yak esperando un juez que, finalmente, no llegó.

El plantón judicial viene motivado por una decisión del juez Velasco, titular del Juzgado de Instrucción número 6 que alegó "razones de servicio" para no hacerse cargo de las declaraciones, pese a que Grande-Marlaska antes de partir había con el adjunto a este juzgado, Pablo Ruz, que se le sustituyera en la causa del Yak.

Velasco emitió una primera diligencia de constancia en la que acordaba la suspensión de las comparecencias "por necesidades del servicio". Posteriormente, dictó otra providencia en la que aclaraba que ofreció a "los seis testigos la posibilidad de aplazar su declaración o compatibilizarla con las funciones de guardia", lo que, según les advertía, podría conllevar "una cierta demora".

En este punto, "todos los seis testigos manifiestan su conformidad con la suspensión", añade. La solución adoptada tras la suspensión es dividir las seis comparecencias en tres turnos que comenzarán el próximo lunes. Así la causa se reanudará el próximo día 15, con las declaraciones del teniente general jefe de Estado Mayor del Ejército del Aire (JEMA), Eduardo González Gallarza; y el jefe del Mando Aéreo General, Carlos Gómez Arruche, que ocupaba en el momento del accidente el cargo de General de Brigada Jefe nº 2 del Estado Mayor del Mando Aéreo de Levante.

El próximo día 22 han sido citados el jefe del Mando de Apoyo Logístico a las Operaciones de la Fuerza de la Maniobra, Luis Casteleiro; y el coronel Miguel Romero, ex jefe de la Tercera Sección del Estado Mayor, mientras que el día 29 comparecerán el actual jefe de misión en Guinea Ecuatorial, Angel Guinea, anterior jefe de la División de Planes del EMACON, y el teniente general Juan Ortuño, jefe de la Fuerza de Maniobra del Ejército.

INDIGNACIÓN DE LAS VÍCTIMAS

Pero además los mandos militares, sus abogados y el fiscal a puertas de la Audiencia Nacional quedaron también varios familiares de las víctimas que se habían desplazado expresamente desde Valencia, Cáceres o Zaragoza y cuyo malestar era evidente. El presidente de la Asociación de Familiares de las Víctimas del Yak-42, Miguel Ángel Sencianes, lamentó el "trastorno" causado por el aplazamiento aunque recalcó que este colectivo lleva "cinco años esperando" el desarrollo de esta causa. "Lo importante es seguir adelante con el juicio para saber quién y por qué no veló por la seguridad de los nuestros", señaló.

En la causa que investiga la contratación del Yak-42 Grande-Marlaska ha citado a un total de 45 testigos y en ella están imputados el jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), almirante general Antonio Moreno Barberá; el jefe del Estado Mayor Conjunto (JEMACON), general de División Juan Luis Ibarreta; el jefe de la División de Operaciones del EMACON y del Grupo de Control del Contrato, contraalmirante José Antonio Martínez; el coronel jefe de la Sección de Logística de la División de Operaciones de EMACON, Joaquín Yáñez; y el comandante de la Sección Logística de este departamento, Alfonso Elías Lorenzo.