Carmen Tomás.- Dos años de prórroga

Publicado 27/07/2016 8:00:29CET

MADRID, 27 Jul. (OTR/PRESS) -

Bruselas ha decidido finalmente conceder a España dos años de prórroga para cumplir con el objetivo de déficit. Es decir, dos años más para cerrar por debajo del 3 por ciento. La decisión ha sido acogida con división de opiniones. Están los que consideran que, dados los esfuerzos que ya hemos realizado, qué menos que darnos un tiempo para poder respirar. Luego están los que consideran que la Unión Europea es un pitorreo, que no se cumplen las normas y no pasa nada y que además esta prórroga no es buena, ya que nos quita disciplina y podemos caer en la tentación de seguir por el camino del incumplimiento.

La verdad es que España desde que Zapatero negó la crisis y fue de mal en peor, se comió el superávit de las cuentas públicas y empezó a gastar, han pasado muchas cosas y todas malas. Cierto que los recortes no han sido para tanto, pero de algún sitio han salido 5 puntos de PIB que es lo que se ha rebajado el déficit desde el 9,5 por ciento en que los dejaron los socialistas. Más de 50.000 millones de euros. Claro que podrían haber sido muchos más, pero también hay que decir que se pagó a los proveedores los centenares de miles de euros que se les dejó sin pagar y que se han atendido pensiones, desempleo, educación y sanidad sin demasiados problemas.

Ahora, lo que hay que pedir al nuevo gobierno, si llega antes de que se convoquen unas nuevas elecciones, es que acometa todas las reformas que quedan pendientes, las más importantes, la del sistema público de pensiones y la de la administración. Hay que seguir cerrando u optimizando las decenas de empresas, organismos y fundaciones públicas y revisando las miles de subvenciones y los miles de puestos de trabajo de libre designación y cuyo trabajo puede hacer perfectamente los funcionarios. Vamos a ver si son capaces de cerrar un gobierno con un programa serio que realmente saque partido a la prórroga de Bruselas y no malgaste el tiempo y los recursos.

OTR Press

Esther Esteban

Sin niños no hay futuro

por Esther Esteban

Francisco Muro de Iscar

Envidia e intolerancia

por Francisco Muro de Iscar

Rafael Torres

21-D

por Rafael Torres