Actualizado 22/07/2010 12:00:57 +00:00 CET

Carmen Tomás.- Esfuerzos o impuestos.

MADRID, 22 Jul. (OTR/PRESS) -

El Gobierno se empeña en seguir utilizando subterfugios para no llamar a las cosas por su nombre. Se inventó decenas de palabros para no llamar crisis a la crisis. Ahora, el presidente del Gobierno vuelve a hablar de esfuerzos cuando quiere decir impuestos. Se ha repetido por activa y por pasiva, yo al menos lo he hecho muchas veces, que si las Administraciones Públicas (todas) no eran capaces de hacer un esfuerzo extraordinario de reducción del gasto público y no se ponían en marcha las reformas necesarias para generar actividad y empleo, es decir, ingresos y bienestar, era inevitable subir impuestos.

En los últimos meses, muchas voces del Gobierno y del Partido Socialista vienen mareando la perdiz. Lo han llamado esfuerzo, que paguen los ricos y cosas semejantes. Sin embargo, no se dejen engañar, el IRPF subirá y lo hará para casi todos. Basta recordar que para eliminar a partir de 2011 la deducción por compra de vivienda, fue considera renta alta 21.000 euros de ingresos anuales. Ese es de hecho y no de palabra un sueldo que el Gobierno considera alto. Así que hay que temer lo peor. La subida será masiva y ya saben que todo lo que se vende como provisional tiende a quedarse para siempre.

Con esta decisión de subir los impuestos conseguirán varias cosas y todas malas para capear la situación actual: aumentará el fraude, seremos más pobres y por tanto consumiremos menos, se reducirá la actividad de las empresas y no habrá empleo. Lo vamos a ver con la subida del IVA. Las compras ya se están retrayendo. Las más llamativas las de automóviles. Además, si a esta subida de impuestos, tasas y otros y le sumamos las del recibo de la luz y otros suministros, hay que concluir que el consumo pegará un bajón. De hecho, las previsiones de PIB para este año son negativas y en mayor porcentaje que las realizadas por el Gobierno. España seguirá en recesión y continuará destruyendo empleo o al menos no creará ni un puesto de trabajo.

Está claro que no están haciendo las cosas bien y que la desconfianza está de nuevo fuertemente instalada entre nosotros. Zapatero da muestras continúas de estar KO, además de airado. Ha sufrido varios vapuleos en el Parlamento y va a costarle mucho sacar los Presupuestos Generales del Estado para 2011. No cabe duda de que el otoño se presenta calentito, pero también muy preocupante desde el punto de vista político y económico.