7 de abril de 2020
 
Publicado 05/02/2014 12:00:13 +01:00CET

Carmen Tomás.- Sigue la tendencia a la baja

MADRID, 5 Feb. (OTR/PRESS) -

El paro registrado ha comenzado el año mal, como todos los meses de enero. De hecho, es la menor subida del desempleo en este mes desde 2007. Cierto que se ha roto la tendencia de tres meses consecutivos a la baja. Sin embargo, si nos fijamos en el dato desestacionalizado, quitando el efecto calendario, el paro ha disminuido en enero en casi 4.000 personas y es el sexto mes que esto ocurre. En tasa interanual, la tendencia a la baja iniciada en octubre continúa con una caída de algo más de 166.000 personas.

En cuanto a las afiliaciones a la Seguridad Social, ocurre algo parecido. En enero, se han perdido más de 184.000, el menor descenso desde 2007 y si se desestacionalizan, la afiliación aumenta en 35.500. Unos números que ilustran que estos datos de 2014 son mejores que otros años. Se ve claramente en lo ocurrido por ejemplo en 2009 cuando se llegaron a perder 350.000 afiliaciones.

Ahora bien, las cifras no son para estar tranquilos. Vale que enero es un mes tradicionalmente malo para el empleo y que este enero es claramente mejor y sigue la tendencia positiva de caída del paro. Sin embargo, la mejoría es muy lenta teniendo en cuenta que aún hay más de 4.800.000 personas apuntadas a las listas de los servicios públicos de empleo. Todo esto es tan cierto como que una gran mayoría de datos macroeconómicos han mejorado claramente: la cuenta exterior (cuidado con los emergentes), el aumento de las inversiones, la inflación es baja, el PIB ya no está en negativo, se venden más coches y un largo etcétera.

Como dicen algunos economistas de cabecera, la recuperación se ha iniciado, las macromagnitudes están encarriladas, pero si no se lucha ferozmente contra la lacra del endeudamiento público y privado, las mejoras se frenarán. Como dice Laborda en su análisis del pasado domingo: hace falta aumentar el ahorro en España y, hoy por hoy, esta pelota está sobre el tejado del sector público. Hay que recorrer este camino y no conformarse con cumplir por los pelos. El gobierno debe por la vía del gasto y el aumento de las bases sujetas a imposición mediante la lucha eficaz contra el fraude, reducir de forma más contundente el déficit de las cuentas públicas. Estamos a la espera de esa anunciada reforma fiscal. Vamos a ver si va por el camino de premiar el ahorro y la inversión creadora de puestos de trabajo y no por promover otra vuelta de tuerca que ralentice la incipiente recuperación.

Para leer más

"