Fermín Bocos.- Andalucía como test

Publicado 10/10/2018 8:02:29CET

MADRID, 10 Oct. (OTR/PRESS) -

Sabiendo que las elecciones autonómicas andaluzas se celebrarán el día 2 de diciembre y sabiendo, también, que los restantes comicios autonómicos, municipales y europeos serán el 26 de mayo del 2019, queda despejada parte de la incógnita acerca de la fecha en la que Pedro Sánchez decidirá disolver las Cortes y convocar elecciones generales.

No serán antes del 2020. En esta idea están sus ministros según confidencia reciente de uno de ellos. Qué Susana Díaz, la presidenta andaluza, hay aducido la falta de estabilidad política como razón para convocar las elecciones al no poder aprobar los Presupuestos -Ciudadanos rompió el pacto de gobierno que tenía con el PSOE-, es una razón de peso al tiempo que un mensaje para el inquilino de La Moncloa.

Porque por esa razón, "la falta de estabilidad política", también Pedro Sánchez debería convocar elecciones visto que se le acumulan las dificultades para encontrar apoyos parlamentarios para poder aprobar los Presupuestos del año que viene. Ayer, Pablo Echenique, el negociador de Podemos, decía que tal como iban las negociaciones su grupo no apoyaría las Cuentas del 2019. Sabido es, por otra parte, que las exigencias de los partidos independentistas para apoyarlas son inasumibles. Ningún gobierno democrático podría satisfacer las peticiones de quienes pretenden que el Ejecutivo que preside Sánchez traslade instrucciones a la Fiscalía para que retire las acusaciones que pesan sobre los políticos separatistas que están presos. Sería una prevaricación.

El mensaje lanzado por Susana Díaz es nítido. Sí no hay Presupuestos, lo correcto -podría añadirse que lo decente-, es convocar elecciones. Pero Pedro Sánchez no se dará por aludido. Tiene un cartucho en la recámara. Si le dejan solo o solo con Podemos y el PNV, tirará de pragmatismo y prorrogará las cuentas heredadas del Gobierno de Mariano Rajoy. Y lo haría argumentando que las derechas (el PP y de Ciudadanos) serían los causantes de que el Gobierno que preside no pudiera aplicar los programas sociales prometidos. Y se quedaría tan ancho haciendo "jogging" por las mañanas en los jardines de La Moncloa.

Claro que en política no todo se pude anticipar y pueden pasar cosas que cambian los planes. Una de esas cosas, aunque improbable, no por ello descartable, es que el PSOE de Andalucía aún siendo la primera fuerza en votos, no pudiera formar gobierno porque la suma de los obtenidos por el PP y Ciudadanos en las elecciones les permitiera acordar una coalición y acceder al gobierno de la Junta. Ya digo que no es el escenario que apuntan las encuestas. Pero podría suceder. En cualquier caso, lo que es seguro es que los comicios andaluces van a ser una suerte de primarias de las generales. Y, puesto que vivimos tiempos revueltos, si esa posibilidad cristalizara, entonces a Pedro Sánchez le sería muy difícil mirar hacia otra parte pretendiendo seguir sin someterse él mismo al dictado de las urnas. Conviene no olvidar cómo llegó a la Presidencia del Gobierno.

OTR Press

Esther Esteban

Sin niños no hay futuro

por Esther Esteban

Francisco Muro de Iscar

Envidia e intolerancia

por Francisco Muro de Iscar

Rafael Torres

21-D

por Rafael Torres