Fermín Bocos.- La crisis andaluza

Publicado 12/04/2014 12:00:16CET

MADRID, 12 Abr. (OTR/PRESS) -

La crisis que tensa las relaciones entre el PSOE e IU y pone en peligro la estabilidad del actual gobierno de la Junta de Andalucía, tiene más que ver con una cuestión de imagen que con una discrepancia política de fondo. El origen es conocido: tras el desalojo de la "Corrala Utopía" -22 viviendas ocupadas ilegalmente-, la consejera de Vivienda (IU) entregó a los desahuciados las llaves de otros tantos pisos de propiedad pública, saltándose la lista de espera. Así las cosas, intervino la presidenta de la Junta retirando competencias a la consejera aduciendo que las leyes están para cumplirlas y que hay otras familias (12.000 personas) apuntadas en el registro de espera.

De no ser por la trascendencia mediática del desalojo, es probable que el asunto no hubiera pasado a más. Pero la política le debe mucho al teatro y la imagen, la puesta en escena de las cosas, se configura como parte capital de la propia política así que tanto la presidenta Susana Díaz, como Diego Valderas, el vicepresidente de IU se han visto obligados a salir a la palestra. La primera para decir que por encima de todo está el respeto a la ley y el segundo para amagar con convertir el pulso en una cuestión de gabinete.

Tras doce horas de reunión entre dirigentes de uno y otro partido sin que ninguno haya dado su brazo a torcer, muy a la española, han brotado ya cien cábalas acerca del futuro de la alianza en la que se apoya el actual gobierno de la Junta. De Susana Díaz se ha dicho que está dispuesta a mantener el pulso y, llegado el caso, a disolver y convocar elecciones anticipadas. Desde IU se da pie a fabular acerca de una supuesta "entente cordiale" del PSOE con el PP para, de cara a las elecciones europeas, contribuir a frenar el buen momento demoscópico de IU. En su lógica, el PP (Moreno Bonilla) aprovecha la crisis de sus adversarios para ofrecerse como eventual apoyo parlamentario para culminar la legislatura a cambio de que Díaz, asuma la "agenda reformista" que llevan los populares en el bolsillo. Nada de todo esto es del todo incierto, pero tengo para mí que estamos ante una crisis que tiene mucho de suflé. Qué así que pase la Semana Santa, se irá deshinchando. El poder es una argamasa muy estable. Para IU la alianza con el PSOE es fuente nutricia de poder y de manejo de presupuestos, es decir, de influencia. Tampoco creo que Susana Díaz se vaya a precipitar convocando elecciones. Tiene buena imagen, pero para llegar a dónde dicen que quiere llegar, necesita tiempo. No habrá ruptura. La llave para resolver el embrollo es encontrar piso para los que estaban delante en la lista de espera antes de que España entera tuviera noticia de que "Utopía" y vivienda gratis no era más que un sueño.

Para leer más

OTR Press

Charo Zarzalejos

No bonito, no

por Charo Zarzalejos

Victoria Lafora

Emperrados

por Victoria Lafora

Luis Del Val

Odio Cartaginés

por Luis Del Val

Fernando Jáuregui

Carrera sobre el fuego

por Fernando Jáuregui