No te va a gustar.- Cuarenta y seis días de locos.

Actualizado 04/07/2015 9:23:35 CET

MADRID, 24 Sep. (OTR/PRESS) -

Es lo que queda para la fecha, que puede, a este paso, acabar siendo fatídica, del 9 de noviembre: cuarenta y seis días. Y son muchas las cosas, que están apenas en fase de diseño, por implementar, completar, antes de esa jornada. Salió a la palestra la secretaria general del PSOE para descalificar, a priori y sin que nada haya sido aún puesto negro sobre blanco, la propuesta de reforma constitucional que, sin demasiado detalle, esa es la verdad, airea el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. Me siento incapaz de afirmar que la propuesta sea buena o mala; la desconozco, excepto en sus líneas más gruesas. Pero es, al menos, una idea para contribuir a desbloquear una situación que tiene el dispositivo de bomba colocado a plazo fijo: 9-N.

Empieza a ser urgente que Mariano Rajoy, tal vez en cuanto regrese de China, y Pedro Sánchez se encuentren y ofrezcan al país entero, por supuesto Cataluña incluida, una imagen de unidad, de búsqueda conjunta de remedios a la coyuntura que, básicamente por culpa de Artur Mas y su camarilla, pero no solamente por eso -hay que hacer recuento de errores, dislates y trampas en el pasado--, nos aflige. Si se equivoca en este mes y medio que nos resta de plazo, manteniendo una actitud de dejar que los problemas se pudran, Rajoy tendrá que cargar con la responsabilidad de lo que ocurra. Y lo que ocurra, porque no veo una disposición de retirada sin más por parte de la Generalitat, y menos aún por parte de sus 'socios' de Esquerra, puede, tal y como están las cosas, ser malo o muy malo, pero nunca indiferente y, menos aún, bueno.

Veo que las restantes fuerzas políticas ya toman posiciones: la UPyD de Rosa Díez acepta iniciar un camino de entendimiento con Ciudadanos, un pacto posible -y me parece que, al menos en el caso catalán, deseable- al que no entiendo cómo se explica que no unan al Partido Popular que en Cataluña lidera una Alicia Sánchez Camacho a la que, cuando le pregunté por ello un día en una televisión, me dijo que es que el dirigente de Ciutadans, Albert Rivera, "es de izquierdas" (¿?). Sé que el PP ha propuesto un 'frente' contra el nacionalismo en Cataluña, al que solamente ha respondido afirmativa la combativa Rosa Díez. Pero no son 'frentes' lo que necesitamos, sino acuerdos constructivos, ideas que convenzan para avanzar, no baluartes defensivos ni murallas.

En eso andamos cuarenta y seis días antes. Entre la expectación y el escepticismo. Pocas veces habrá tenido un estadista una oportunidad tan grande para demostrar que lo es. ¿Lo es?

Para leer más

OTR Press

Fermín Bocos

Sentencia polémica

por Fermín Bocos

Antonio Pérez Henares

Más allá de la sentencia

por Antonio Pérez Henares

Rafael Torres

Un daño sin curación

por Rafael Torres