José Cavero.- ETA reduce su presencia en Francia.

Actualizado 31/12/2010 13:00:44 CET

MADRID, 31 Dic. (OTR/PRESS) -

ETA está inmersa en un apresurado proceso de adaptación a su futuro más inmediato, el que dibujará el próximo comunicado que convertirá la actual tregua en "permanente", "verificable" y que, probablemente, aluda a un cese en sus actividades de extorsión y aprovisionamiento. En este sentido, y según cuenta este jueves el diario Público, las Fuerzas de Seguridad han detectado en las últimas semanas el abandono del territorio francés por parte de miembros de la organización terrorista. Se trata, según el análisis policial, de enfrentar la nueva etapa con unas filas más reducidas, sobre las que ejercer un control directo y que necesiten de menos fondos para subsistir. Este proceso de remodelación estaría también detrás del retraso en la publicación del nuevo comunicado. Igualmente, casa con una de las hipótesis del robo de seis impresoras y 6.000 tarjetas blancas de PVC el pasado 20 de diciembre cerca de Lyon. Según esta tesis, los terroristas necesitan material para fabricar documentos de identidad que faciliten la movilidad de los que permanezcan en Francia durante la nueva tregua y, al tiempo, la salida de los que han recibido la orden de dejar el país vecino, previsiblemente en dirección a Suramérica.

Las fuentes consultadas no se atreven a sentenciar si la reducción de las filas de ETA en Francia está relacionada con un eventual fin de la violencia, pero aseguran que facilita la toma de cualquier decisión de calado, sobre todo si los apartados se han expresado en contra de la corriente que predomine en la actual dirección. Asimismo, una banda en tregua no necesita arriesgar con la presencia en Francia de todos sus miembros y menos aún si decide adentrarse en un proceso de reconversión de organización "armada" a otra de carácter exclusivamente político.

El Acuerdo de Gernika, en el que Batasuna quiere que ETA base su próximo comunicado, exige, por otra parte, señala Público, "la desaparición de todo tipo de amenazas y presiones". Si la organización terrorista cesara en el chantaje del impuesto revolucionario tendría que subsistir con lo recaudado hasta el pasado noviembre, mes en el que consta la última remesa de cartas enviadas a los empresarios vascos y navarros. Por su parte, los elegidos para abandonar Francia vivirán por sus propios medios, como lo hacen los integrantes de colonias como la venezolana o la mexicana y, como ellos, serán susceptibles de ser llamados a regresar en el futuro. En el documento Euskal Herria hacia su independencia, de agosto de 2009, la banda planteaba recibir del Estado cuatro millones de euros anuales para acabar con su actividad extorsionadora. Casi nada se sabe con certeza de los fondos que maneja ETA, ya que el aparato de finanzas de la organización terrorista ha sido el menos golpeado en la lucha antiterrorista. Aún así, del declive económico de la organización terrorista hablan documentos incautados a su dirección en los últimos años y la negativa creciente de los empresarios a ceder al chantaje, según se profundizaba en la crisis operativa de ETA.

Aunque los Servicios de Información dudan de que la dirección de la banda haya resuelto ya acabar de forma inexorable con la violencia, el líder de Batasuna, Arnaldo Otegi, ha afirmado en unas declaraciones publicadas por el diario conservador The Wall Street Journal que la banda ya está lista para dejar su estrategia terrorista. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, admitió el martes "con cautelas" que ya se puede haber entrado en el principio del fin de la banda. En la documentación incautada en mayo de 2008 a la cúpula de ETA se recogía el presupuesto para los tres principales aparatos que actúan en Francia: militar (140.000), logístico (154.000) y político (48.000). La policía francesa calculaba a finales de 2009 en 218 los miembros con los que contaba ETA, pero un centenar debían situarse fuera de Francia, principalmente en las colonias de la banda en países suramericanos. Las decisiones en ETA se toman en un comité directivo (Zuba) integrado siempre por un número impar de miembros, para decantar las votaciones. En mayo de 2008, el Zuba tenía cinco miembros.

OTR Press

Victoria Lafora

Seguirán viniendo

por Victoria Lafora

Luis Del Val

¡Qué raro!

por Luis Del Val

Charo Zarzalejos

Disputa por la oposición

por Charo Zarzalejos