José Cavero.- Inquietud en el PSE por vuelco político trascendente

Actualizado 17/10/2010 14:00:29 CET

MADRID, 17 Oct. (OTR/PRESS) -

En los últimos días, por virtud del entendimiento buscado y conseguido entre el Gobierno y el PNV, y el, paralelamente logrado entre el Gobierno y CC, se han alterado no pocas bases sobre las que se venía moviendo la legislatura. Sobre todo, ha terminado el tiempo de la geometría variable, por el que el PSOE estaba siempre en busca de socios momentáneos para sacar adelante sus proyectos, y algunos de ellos los sacó en el último momento y con dificultades que llegaron a parecer insalvable. Pero, en adelante, remodifican no pocas situaciones hasta ahora vigentes: Por ejemplo, el PP ha contado de manera importante en la estabilidad del Gobierno vasco que encabeza el socialista Patxi López. Y de manera parecida, el Gobierno de coalición canario, vigente entre los nacionalistas y el PP, se ve agitado y convulso por este entendimiento de ahora, después de que Zapatero haya cerrado con el PNV y CC esos paralelos y pocos semejantes pactos para el resto de la legislatura.

¿Tiene razón el PP, cuando habla de "testamento de Zapatero", y emplea esos dos acuerdos para presionar sobre el PNV y CC, o muy al contrario, es el PP el principal perdedor en estas historias? En Euskadi, parece evidente que el líder nacionalistas Urkullu ha sabido jugar bien sus cartas. Pero, ¿en detrimento del socialista Patxi López? En todo caso, es evidente que Zapatero mediante ese acuerdo nacionalistas vascos y nacionalistas canarios tiene un desahogo considerable para el año y medio final de su legislatura, pero ha podido dejar en posición incómoda a alguno de sus correligionarios, y en concreto, al lendakari Patxi López. Sin embargo, el diario El País citaba este sábado el testimonio de un consejero del Gobierno vasco que admitía el viernes que "el lógico desgaste" que supone para el lehendakari, Patxi López, y para el PSE-EE, el acuerdo presupuestario entre Zapatero y el PNV, "no es comparable" con el "golpe bajo" que supuso en septiembre de 2009 "enterarse por la prensa" de que el presidente Zapatero había accedido a que los nacionalistas vetasen el traspaso de las políticas activas de empleo, que en ese momento negociaban ambos Ejecutivos. Y añade ese testimonio que entre los socialistas vascos ha cundido hasta tal punto el desánimo por este segundo desaire consecutivo de Zapatero al Gobierno vasco, que el propio López tuvo que "abroncar" a su grupo parlamentario en la Cámara de Vitoria "para aclararles que es mejor unos Presupuestos que unas elecciones, y que es preferible un PNV a favor de la autonomía que de la independencia".

El lehendakari aseguró a sus compañeros: "Este año he estado informado en todo momento por Zapatero", a diferencia del desprecio sufrido en la negociación de los anteriores Presupuestos. De hecho, tras la larga reunión celebrada la noche del jueves en Madrid entre Manuel Chaves, Gaspar Zarrías, José Antonio Alonso y Eduardo Madina, Rodolfo Ares y los tres secretarios generales del PSE-EE, Zapatero y López mantuvieron una conversación telefónica sobre el plan fijado de las transferencias. "Ahora toca aguantar el chaparrón mientras el PNV saca pecho", dijo ayer un portavoz del lehendakari, "pero cada transferencia que se consiga serán recursos que gestionará el Gobierno vasco y a partir de enero todo será distinto". De manera que bajo ese análisis menos catastrofista se moverá el discurso "institucional", a medio plazo, de López, quien es consciente de haber perdido "margen de maniobra", aunque aún le "queda recorrido". A su vez, los socialistas concentrarán sus esfuerzos en exhibir la "reconversión" del PNV a la línea autonomista, abandonando los desvelos identitarios que el ex presidente Juan José Ibarretxe avivó en sus diez años de Gobierno.

En todo caso, el vuelco político es muy considerable, y aún se ignoran sus efectos completos. En todo caso, y con gran oportunidad, el lehendakari, Patxi López, ha recordado que será el Gobierno vasco socialista el que cierre la negociación -en la comisión mixta de transferencias- y gestione las competencias, cuyo traspaso al País vasco se pactó ayer entre PSOE y PNV. Antes del final de este año se transferirán: Políticas activas de empleo; Formación profesional ocupacional; Funciones de formación y empleo del instituto social de la marina. En el primer semestre del 2011 se transferirán: Regulación de empleo; Inspección de trabajo; Transporte por carretera; Transporte marítimo y fluvial; Convalidaciones de estudios y reconocimiento de estudios en centros extranjeros radicados en el País Vasco; Archivos de titularidad estatal: Ejecución de la legislación del Estado sobre propiedad intelectual; Profesorado de religión de enseñanza primaria; ampliación de los servicios traspasados en materia de enseñanzas profesionales náutico-pesqueras. En el segundo semestre del 2011 se transferirán: Fondo de garantía salarial; Ferrocarriles; Crédito y banca; Servicios privados de seguridad; Turismo-agencias de viajes, en lo referente a licencia o título de actividad e inscripción en el registro; Homologación y convalidación de títulos extranjeros no universitarios; Ejecución de legislación sobre productos farmacéuticos -seguro escolar.

López intervino este sábado en unas jornadas formativas organizadas por las Juventudes Socialistas de Vizcaya, en las que ha dado "la bienvenida" a todos los puntos incluidos en el pacto entre el PSOE y el PNV para apoyar a los Presupuestos del Estado de 2011, excepto a uno: la inclusión de 120.000 euros para estudios para la reserva de Urdaibai, donde la Diputación vizcaína quiere edificar un nuevo museo Guggenheim, al que el Gobierno Vasco se opone. El lehendakari ha insistido en que "después de treinta años, va a ser un gobierno socialista el que le de el empujón definitivo al Estatuto" vasco. López también ha señalado que no le preocupan "las fotos o los protagonismos de estos días, porque los beneficiados por el acuerdo van a ser los ciudadanos". Horas antes, el presidente del EBB del PNV, Iñigo Urkullu, ha manifestado en una entrevista que no le "preocupa dónde queda" el lehendakari, Patxi López, "ni dónde queda" su Gobierno tras el acuerdo de Presupuestos Generales del Estado alcanzado entre el PSOE y el PNV. "Nosotros dijimos, cuando nos vimos desplazados a una labor de oposición en el Parlamento vasco, que íbamos a hacer una oposición en el Parlamento vasco, pero que teníamos capacidad para hacer gobierno", ha destacado.

En todo caso, ¿desestabiliza más al PSOE-PSE o al PP? Cabe recordar que Zapatero quiso, desde el primer momento de la legislatura, contar con un aliado estable, y lo intentó con los nacionalistas catalanes de CiU, pero el tripartito de Montilla le impidió lo que ahora, sin embargo, ha logrado con el PNV de Urkullu. Es evidente que cualquiera de los dos nacionalistas, catalán o vasco, prefieren entendimientos con el PSOE antes que con un PP que empieza por no reconocer plenamente el Estado autonómico, y que, en la primera ocasión en que esté en su mano, recortarán -como avanzó recientemente Cristóbal Montoso- el alcance presupuestario y del gasto de los gobiernos autonómicos. En esas materias, el PSOE y Zapatero resultan mucho más pragmáticos y respetuosos con la Constitución vigente y su principal novedad, la España de las autonomías...

Para leer más