José Cavero.- Montilla y Durán discrepan de una declaración sobre el Estatut.

Actualizado 14/07/2010 14:00:29 CET
Actualizado 14/07/2010 14:00:29 CET

Para leer más

José Cavero.- Montilla y Durán discrepan de una declaración sobre el Estatut.

MADRID, 14 Jul. (OTR/PRESS) -

Explica hoy una crónica política de La Vanguardia que el "difícil ejercicio de funambulismo que el PSC practica entre Barcelona y Madrid se ha complicado aún más, si cabe, tras la gran manifestación del pasado sábado, desarrollada en medio de muchas consignas independentistas". Y cuenta que la línea de reflexión posterior a la protesta que ha trazado el president José Montilla y altos dirigentes de este partido, indica que ven difícil lograr una unidad de actuación en Catalunya, y aún más en el Congreso, si esta -especialmente en Madrid- no se ciñe a la demanda de recomponer el Estatut y devolverle su "espíritu". El primer ejemplo de ello fue el no que dio Montilla a la idea del secretario general de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, de presentar en el debate del estado de la Nación una resolución basada en la declaración institucional que el president realizó tras conocerse el fallo del TC. Durán entiende que la sentencia corta el camino elegido por Catalunya para convivir con España. El presidente del grupo de CiU en el Congreso ha advertido de que la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) sobre el Estatut "frustra y corta el camino elegido por Cataluña para convivir políticamente con el conjunto de España". Durán ha hecho este análisis de la sentencia tras el comité de gobierno de su formación, UDC, tras el cual ha denunciado también la "coincidencia" entre los argumentos usados por el Alto Tribunal y los que usó el PSOE en la fase de elaboración y negociación del Estatut.

"Sus argumentos -los del PSOE- son utilizados miméticamente por el TC", ha apuntado Durán, que de esta forma subraya la "responsabilidad" que también tiene el PSOE, y no sólo el PP y el propio tribunal, en el contenido de la sentencia, "que mutila elementos esenciales" del Estatut. A juicio de Durán, la resolución del Alto Tribunal "distorsiona el pacto constitucional y el espíritu de la Constitución de 1978". "Si alguien quiere hablar de unidad, hablemos de unidad primero en Catalunya, pero trampitas no", señaló visiblemente enojado en una entrevista en una emisora de radio. A su vez, los socialistas catalanes quieren huir de lo que consideran un nuevo intento de CiU de centrar toda la discusión en si están dispuestos o no a votar diferente del PSOE, y parece claro que algunos pasajes de la declaración del president no son digeribles para José Luis Rodríguez Zapatero. El president, rebajando euforias, puso así el foco en Catalunya, en el pleno extraordinario que el viernes se celebrará en el Parlament como primer paso. La comunicación política de Presidencia solicitando este pleno ya indica cuáles son sus objetivos. Señala que si bien la sentencia "salva la arquitectura general del Estatut (...) en cambio, impugna la visión de fondo que se impulsó". También destaca que la consecuencia más relevante es la "anulación parcial del pacto estatutario, de su espíritu (...) y plantea serias dudas sobre la vigencia del pacto constitucional del 78". Por último, propone un debate sobre cómo recuperar la integridad del Estatut.

Sobre esta hoja de ruta es sobre la que el PSC demanda una unidad que el mismo portavoz, Miquel Iceta, ve difícil que pueda realizarse, al entender que el marco natural de debate son las elecciones. La cúpula socialista considera que no puede hacerse un análisis a bote pronto sobre lo que significó la manifestación, al entender que el único hilo conductor fue el rechazo a la sentencia, con ciudadanos muy diversos y con opiniones muy distintas. En ningún caso se entiende que se pueda dar por muerto el federalismo. Pero a nivel interno se ha abierto un debate propiciado en primer lugar por el sector catalanista para que el primer objetivo sea mantener la unidad en Catalunya, y la unidad catalana en Madrid. Y en paralelo, se persigue de nuevo analizar cómo hay que redefinir las relaciones con España.

Esta semana, Montilla estudiará el informe del equipo de expertos catalanes sobre la sentencia que estará listo para convocar el jueves una cumbre de líderes e intentar buscar el consenso en el pleno del viernes. El president considera que lo que se proponga votar en el Parlament no ha de ser exactamente lo que después se lleve al Congreso. Desde esta perspectiva, el representante del PSC en Madrid consideró que se debe entrar en una fase "propositiva" para rehacer el Estatut, que requerirá de una complicidad del Gobierno. Para ello, el presidente y Montilla se reunirán la semana que viene en la Moncloa, después del debate de la Nación, pero antes de la votación de sus resoluciones. Zapatero llamó a Montilla después de que acabase la marcha para analizar su impacto y ambos admiten que deberán tratar si hay salida en sus respectivos laberintos. Lo que parece evidente es que no se desean nuevos choques entre PSC y PSOE...

Para leer más

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

El peaje del abrazo

por Francisco Muro de Iscar

Antonio Casado

Un bloque de gobernabilidad

por Antonio Casado

Fermín Bocos

Cabalgar al tigre

por Fermín Bocos