José Cavero.- Primeros efectos poselectorales

Actualizado 14/03/2008 1:00:19 CET
Actualizado 14/03/2008 1:00:19 CET

José Cavero.- Primeros efectos poselectorales

MADRID, 14 Mar. (OTR/PRESS) -

Aún se revisan y actualizan los resultados últimos de las elecciones, pero ya se extraen consecuencias prácticas: Zapatero regresa a la política de la Unión Europea, Rajoy observa los efectos de su decisión de continuar al fente del primer partido de la oposición, dice que hasta 2012. Montilla observa los daños producidos en el seno del tripartito, donde ERC e ICV comprueban efectos muy negativos. Otro tanto sucede con Llamazares y su gestión al frente de IU...

A Zapatero le corresponde la adopción de sus primeras medidas y la remodelación de su Gabinete. Hay especulaciones para todos los gustos y para todos los intereses. En el PP, Esperanza Aguirre, que parecía prepararse para "asaltar" el poder supremo del PP, en el caso de esta nueva derrota de su jefe Rajoy, parece haber quedado paralizada por la reacción del gallego de convocar un congreso en junio, en el que él será el seguro vencedor, posiblemente sin rival alguno.

Y otras aperturas y novedades no han esperado a hacer su aparición en escena, en el nuevo escenario político. Me refiero a la decisión del Tribunal Constitucional de apartar del debate sobre la reforma del tribunal a dos magistrados conservadores, al verse aceptada la recusación del Gobierno contra los jueces Calvo y Zapata. Algún diario hace ya "interpretación directa"o la significación de la novedad: El TC despeja el camino para dar luz verde al Estatuto catalán, una vez que los progresistas quedan en mayoría, o que el Ejecutivo haya logrado -dice otra interpretación- alterar el equilibrio de fuerzas en el TC. Lo cierto es que un pleno de mayoría progresista juzgará la reforma de la ley del alto tribunal.

Y como describe otro medio, el recurso se le pone al PP muy cuesta arriba: el recurso del PP queda al borde del fracaso, una vez que el tribunal haya aceptado, por seis votos a dos, apartar a los conservadores Rodríguez Zapata y García Calvo del examen de la enmienda Casas. El pleno del TC ha cuestionado la imparcialidad de los magistrados Zapata y García Calvo, de modo que el sector progresista queda en mayoría, cinco votos a tres, para resolver la impugnación del PP.

A nadie escapa que el tribunal apenas ha esperado tres días tras las elecciones para tomar una decisión de profundo carácter político... Pero a todos resulta evidente que se ha perdido mucho tiempo con la estrategia, de unos y otros, de recusar a los contrarios para quedarse en mayoría y resolver las cuestiones en beneficio propio. En beneficio de los partidos que designaron a los magistrados, que es, o sigue siendo, el gran escándalo de una Institución de primer orden, como es el TC.

La otra institución judicial que se pretende que empiece a cambiar de actitud y de tareas básicas, es el Consejo general del poder Judicial, también viciada por la misma causa que el TC: La elección de sus miembros por los partidos mayoritarios, y dependientes tales consejeros de la opinión que mantienen PP o PSOE en cada cuestión. Hoy mismo, esa institución, el CGPJ; proporciona dos informaciones bien distintas: Una, estrictamente política, y otra que corresponde a su tarea básica. La primera: que el CGPJ se dirigirá a Zapatero para que Ibarretxe cumpla la ley de banderas. O sea, que el CGPJ pide al Gobierno que obligue a que se cumpla la ley de banderas. La otra noticia que destaca La Voz de Galicia, recuerda las tareas esenciales del consejo: el CGPJ suspende a un juez de sus funciones durante un año por tener pendientes 155 sentencias...

José Cavero.