José Luis Gómez.- A vueltas con España.- El pacto con PNV y CC

Actualizado 17/10/2010 14:00:36 CET

MADRID, 17 Oct. (OTR/PRESS) -

El pacto de legislatura entre el Gobierno del PSOE, el PNV y Coalición Canaria le da un cierto margen de maniobra al presidente Zapatero para intentar remontar el vuelo, por mucho plomo que tenga todavía en sus alas. Urkullu matiza con la boca pequeña que el acuerdo alcanzado con el PSOE no es un pacto de legislatura, ya que si bien el PNV apuesta por la estabilidad ante la actual situación de crisis, eso no significa dar un cheque en blanco a las políticas económicas Gobierno, pero todo parece indicar que ZP tiene pista para correr hasta que convoque las elecciones.

Esta decisión de Zapatero pone fin a su sistema de alianzas de geometría variable, con pactos a izquierda y derecha. Ya está claro que pactará con dos partidos de centro-derecha, lo cual encaja con su giro neoliberal, forzado por las exigencias de los mercados financieros y de la política que marca Alemania para toda la Unión Europea. Un sector de la izquierda le reprochará el giro a la derecha -lo haría en cualquier caso, dadas las circunstancias-, pero no parece estar ahí la principal incoherencia, sino en la tardanza en decidirse a mover ficha. De este modo, ZP se moverá al compás de un partido nacionalista moderado como el PNV, que gana posiciones frente a CiU, que queda con las manos libres en Cataluña pero desactivada en Madrid, por mucho que Mas derrote a Montilla, como avanzan las encuestas. De rebote también pierde el Gobierno del socialista Patxi López, un espectador del pacto entre PSOE y PNV, pero no parece ser ése el principal problema de Zapatero en estos momentos. Además, a los socialistas vascos les queda mucho tiempo por delante para poder remontar.

La siguiente etapa de Zapatero se llama economía, es decir, crecimiento y empleo. Y eso sí que es más difícil que pactar con el PNV. Agobiado por el pago de la deuda pública y la contención del déficit, el Gobierno precisa que el sector privado levante el país, lo cual pasa en un primer momento por incrementar las exportaciones, ya que el mercado interno está muy parado. Hace falta gasolina financiera, que hay poca, e incentivos a las empresas. Lo contrario ya sabemos bien en que consiste: menos actividad y más paro.

Para leer más

OTR Press

Victoria Lafora

¿A quién se le ocurrió?

por Victoria Lafora

Charo Zarzalejos

No bonito, no

por Charo Zarzalejos

Luis Del Val

Odio Cartaginés

por Luis Del Val