José Luis Gómez.- A vueltas con España.- Tiempos de crisis

Actualizado 04/05/2008 2:00:24 CET

MADRID, 4 May. (OTR/PRESS) -

Hay algo muy curioso: hoy por hoy, no es la izquierda la que cuestiona el capitalismo, sino el propio capitalismo el que se despedaza a sí mismo. Son los servicios de estudios de la banca, los medios de comunicación liberales y conservadores y los expertos financieros -salvo los que están a sueldo de los gobiernos- los que cuestionan el modelo. Puede que sea exagerado hablar del apocalipsis del capitalismo pero lo cierto es que la prensa más seria de Estados Unidos y Gran Bretaña ya lo ha hecho.

Sobre la mesa tenemos muchos datos, más que inquietantes, pero sobre todo hay uno que da vértigo. Dicho de manera coloquial: el valor de las cosas que todos tenemos en el mundo equivale a una tercera parte de los papeles que se han emitido para darles valor, en una muestra más que evidente de que la economía financiera vive en un mundo completamente falso, mientras la economía real da pie a que los salarios pierdan peso en la economía y unos cuantos -muy pocos- controlen, mediante 'papelitos', gran parte de la riqueza planetaria.

Este tipo de análisis los solían hacer antes los economistas marxistas y los políticos comunistas. Ahora los hacen los propios banqueros viendo como su economía financiera no se corresponde con la realidad. Por eso se dan casos, también en España, como el del Banco Pastor, que en menos de un año perdió casi la mitad de su valor en Bolsa. En realidad, el cáncer va mucho más allá de la crisis del ladrillo, aún siendo ésta importante en España. El problema está en la propia esencia de un sistema que necesita transformarse para digerir realidades consolidadas en poco tiempo, como el despegue de China y la India, la incorporación de la mujer al mundo laboral, la subida de las materias primas y la propia crisis financiera. Casi todas las miradas están ahora puestas en las autoridades monetarias -ya lo decía Willy Brand: competencia, tanta como sea posible; intervención, tanta como sea necesaria- pero también hay quien mira a los que sí tienen dinero y pueden hacerse con medio Occidente, cuando vean que 'ta barato': los rusos, los chinos, los árabes y, en menor medida, los japoneses.

José Luis Gómez

OTR Press

Victoria Lafora

Caos en la Generalitat

por Victoria Lafora

Carmen Tomás

El PP presenta programa

por Carmen Tomás

Antonio Casado

Torra, "torrat"

por Antonio Casado