Escaño Cero.- "La Infanta"

Publicado 24/12/2014 12:00:11CET

MADRID, 24 Dic. (OTR/PRESS) -

La noticia no podía llegar en peor momento, en vísperas de Nochebuena, precisamente cuando el nuevo Rey estrena discurso de Navidad. Aunque en realidad bien mirado no hay mejor momento que otro cuando se trata de que un juez impute a una Infanta de España por un presunto delito fiscal.

Por más que los cortesanos aseguren que la imputación de Cristina de Borbón no afecta a la Corona la realidad es que sí la afecta. La Monarquía ha sufrido unos cuantos vaivenes en los últimos tiempos a cuenta de los errores de los miembros de la Casa Real, la Familia Real o como se la quiera denominar. Y si bien parece que Felipe VI ha parado la sangría de desafectos también es verdad que la Monarquía ya no despierta ningún entusiasmo. Hay que añadir que en estos momentos son muchas las voces que piden una reforma de la Constitución, por ejemplo el PSOE aunque sea una reforma limitada y que en principio no afecte a la Monarquía, pero una vez abierto el melón sería imposible no tratar sobre la Monarquía, además "Podemos" e Izquierda Unida plantean directamente que ha llegado el momento en que los ciudadanos decidamos entre Monarquía y República.

De manera que la imputación de la Infanta por una parte evidencia que todos somos iguales ante la ley y que Hacienda somos todos, pero por otra no deja de producir una convulsión político-social a la que Don Felipe tendrá que dar respuesta y solo podrá hacerlo dando un paso atrás, es decir desde la distancia y la moderación.

El caso Noos ha hecho un daño enorme a la Monarquía y si Cristina de Borbón hubiera puesto millas de distancias con Iñaki Urdangarin a lo mejor habría logrado preservar algo la imagen de la institución. Pero ella no se ha querido presentar como una víctima de su marido ni tampoco ha querido abandonarle cuando éste se ha tenido que enfrentar a una causa judicial que al final la ha terminado también arrastrando a ella. No sé si es amor o cabezonería pero el caso es que la Infanta se ha perjudicado ella y de paso a la institución que representa por más que ahora se quiera convencer a los ciudadanos que la Familia Real son tan solo don Felipe, su esposa Letizia, y sus hijas Leonor y Sofía.

Cristina de Borbón nació Infanta de España y lo será siempre por tanto todo lo que le afecta a ella le afecta a la Monarquía. Otra cosa es que naturalmente la institución intente paliar los daños colaterales.

Algunos juristas sostienen que al final la Infanta quedará exonerada, por más que tenga que pasar por el mal trago de sentarse en el banquillo de los acusados. Puede que sea así, pero es inevitable el impacto que va a provocar en nuestro país y fuera de nuestras fronteras ver a una Infanta de España sentada ante un tribunal respondiendo sobre dos presuntos delitos fiscales.

Días amargos para Cristina de Borbón. Días amargos para sus padres, los Reyes don Juan Carlos y doña Sofía. Y días difíciles para su hermano Felipe VI que desde que se ha hecho cargo del trono lucha con ahínco por mantener a flote una institución, que dicho sea de paso, en estos años ha sido uno de los pilares de la estabilidad institucional de nuestro país.

No, esta Nochebuena no va a ser la mejor para la familia Borbón.

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

El peaje del abrazo

por Francisco Muro de Iscar

Antonio Casado

Un bloque de gobernabilidad

por Antonio Casado

Fermín Bocos

Cabalgar al tigre

por Fermín Bocos