Escaño cero.- Jóvenes viejos

Publicado 10/01/2019 8:00:32CET

MADRID, 10 Ene. (OTR/PRESS) -

En mi opinión se equivocan. Sí, se equivocan esos jóvenes que ahora mandan en el PP manteniendo un discurso rancio más cercano al populismo de la derecha extrema que al centro derecha.

No sé quién ha convencido a Pablo Casado de que derechice el PP para así recuperar a los votantes perdidos que ahora se cobijan en VOX.

Bueno, a lo mejor nadie le ha convencido sino que es él quién convence a los suyos que esa estrategia les deparara réditos electorales.

Pero ya digo que en mi opinión esa estrategia es un error. Además chirría ver a un hombre joven como es Casado, y como son algunos de sus lugartenientes, discurseando como si hubieran salido de las entrañas de lo peor del siglo pasado.

Un partido que aspire a gobernar necesita de un discurso y un proyecto integrador en el que quepan el mayor número de ciudadanos, pero en el discurso y en el proyecto de Casado solo caben sus votantes fugados a VOX porque hay mucho votantes del PP que son de centro-derecha y no se sienten cómodos con la deriva de su partido.

Una vez aprobada la Constitución, Manuel Fraga consiguió que la derecha extrema aún a regañadientes se metiera o votara primero a AP y después al PP. Fue un acierto. La prueba es que durante los últimos cuarenta años en España no teníamos extrema derecha.

Luego llego José María Aznar que hizo del pragmatismo virtud hasta llegar a hablar catalán en la intimidad y ceder ante los partidos nacionalistas más de lo que estos imaginaban.

Aún recuerdo una entrevista que hace años le hice a Xavier Arzallus en el que el líder del PNV me decía que había conseguido más en una conversación con Aznar que con Felipe González durante diez años. Por no recordar el famoso "pacto del Majestic" donde a cambio de importantes concesiones los nacionalistas catalanes auparon a Aznar al poder.

Lo cierto es que el discurso de Pablo Casado y de quienes le acompañan en la dirección del PP no solo no tiene trazas de pragmatismo sino que es un discurso excluyente, tanto que va a perder votantes por todos los lados. Los votantes de derecha extrema ya tienen a VOX y los votantes más centrados tienen a Ciudadanos. Y si eso está sucediendo es lisa y llanamente porque los líderes del PP no tienen un discurso no un proyecto serio, mayoritario, y coherente.

No basta con señalar las faltas de los adversarios ni en reclamar a la hora del desayuno, del almuerzo, merienda y cena que se aplique el artículo 155 de la Constitución en Cataluña.

Los votantes de derechas, del centro derecha, lo que esperan es que sus líderes demuestren que realmente tienen un proyecto.

El problema de Casado y compañía es que el proyecto brilla por su ausencia y lo que es peor que a pesar de que son jóvenes parecen prematuramente viejos.

Contador

OTR Press

Charo Zarzalejos

El poder de las instituciones

por Charo Zarzalejos

Luis Del Val

Un tío en Washington

por Luis Del Val

Victoria Lafora

Podemos tiene un lío

por Victoria Lafora