Escaño Cero.- "La reforma"

Actualizado 06/12/2014 7:46:03 CET

MADRID, 18 Nov. (OTR/PRESS) -

Los dirigentes del PSOE, con Pedro Sánchez a la cabeza han decidido proponer una reforma tasada de la Constitución. Es decir que lo que pretenden es limitar la reforma a algunos asuntos y dejar el resto. Y a lo que parece no está en su agenda reformista la forma de Estado, es decir si España continúa siendo Monarquía parlamentaria o explora otra vía.

Vaya por delante que estoy entre quienes creen que la reforma de la Constitución es deseable si da respuesta a algunos de los problemas que hay hoy planteados. Por ejemplo el problema catalán, o mejor dicho el problema planteado por una parte de la sociedad catalana que aspira a la independencia y que habría que explorar si es posible que a través de una reforma constitucional pudieran sentirse a gusto con el resto de España. Si fuera así, bienvenida sea la reforma, y sobre todo me parece bastante sensata la propuesta socialista de promover un debate en el Congreso para ir sondeando si es posible consensuar con el resto de las fuerzas políticas si es posible esa reforma "delimitada" de la Constitución. Como también me parece que Pedro Sánchez acierta al buscar un equilibrio a la hora de preservar lo bueno que se ha hecho en el pasado con las ansias de cambio que hoy tiene la sociedad española.

Pero dicho esto me parece que será difícil intentar limitar la reforma de la Constitución, entre otras cosas, porque hay un nuevo actor en la política española que es "Podemos" cuyos dirigentes ya han dejado claro que apuestan por un tiempo nuevo para el que se les queda viaja la Constitución del 78. "Podemos" no quiere reformar la Constitución sino que quiere una Constitución nueva. Pero no solo "Podemos". Quiero decir con esto que la ciudadanía difícilmente se va a conformar con una modificación de la Constitución ceñida a la organización territorial y poco más.

De manera que además de poner encima de la mesa la propuesta de una modificación parcial de la Constitución, el PSOE tiene que arbitrar un nuevo consenso, no solo con el PP y el resto de los partidos que están en las Cortes, sino que no podrá esquivar la realidad de "Podemos" y de las organizaciones ciudadanas que pujan por tener voz en la sociedad y difícilmente se van a conformar con una reforma en la que no puedan hacer oír su voz.

Es evidente que el presidente Rajoy tiene la responsabilidad de mover ficha para dar respuesta a lo que sucede en Cataluña, y que la propuesta del PSOE debería al menos considerarla por tanto la secretaria general del PP ,Dolores de Cospedal, debería de ser más prudente a la hora de enjuiciar la propuesta socialista. Pero dicho esto, insisto, en que los ciudadanos hoy no se van a conformar con pactos de despacho, sino que puestos a modificar la Constitución, habrá una exigencia no solo de claridad, sino de revisar esta de arriba abajo, lo que puede suponer abrir un nuevo periodo constituyente.

En fin, habrá que ir analizando los pasos que van dando tanto Mariano Rajoy como Pedro Sánchez, pero sin olvidar que ellos no son los únicos protagonistas porque hay otros actores en escena con los que tendrán que contar.

Para leer más