Luis Del Val.- La horrible tentación

Actualizado 14/03/2008 1:00:12 CET

MADRID, 14 Mar. (OTR/PRESS) -

Esos camiones hormigoneras, cuya rotación era parte del paisaje, ya no pasan tantos y con tanta frecuencia. Muchos de esos vehículos -cada uno de los cuales vale unos 150.000 euros- están varados en largas hileras de espera, aguardando una reactivación en la construcción que no se presume cercana. En los últimos doce años, las empresas inmobiliarias han obtenido grandes beneficios. Beneficios legítimos que nadie discute. Beneficios logrados con el correspondiente riesgo de capital, dentro de un sistema admitido por todos. Pero por muchos beneficios que estas empresas obtuvieran durante más de dos lustros, nunca se les ocurrió a sus consejos de Administración pagar más impuestos de los que les correspondía.

Ahora, hay crisis. Algunas de estas empresas, poco previsoras sobre el cambio de rumbo económico, invirtieron parte de las ganancias en terrenos y en infraestructuras para urbanizaciones que, de momento, no tienen demanda. Y lo que tienen son problemas. Es malo que las empresas tengan problemas, porque despiden empleados y dejan de producir riqueza. Pero en la economía de libre mercado las cosas son así, y tan normales son los beneficios como las pérdidas.

Escucho con inquietud algunas voces que hablan de la "necesidad" de que el gobierno intente paliar la posible quiebra o suspensión de pagos de algunas de estas empresas. Digo con inquietud, porque si ello va a producirse quiere decir que usted o yo, que jamás nos beneficiamos de las ganancias de las inmobiliarias, tengamos que aportar nuestro dinero para solventar sus pérdidas. Porque el dinero que maneja el Gobierno -cosa que parece olvidarse- no es del patrimonio personal de los ministros, sino nuestro, de los contribuyentes. La hipótesis de que tenga que aportar "mi dinero" para grandes empresas inmobiliarias me parece un escarnio que no me merezco, una horrible e injusta tentación en la que espero que no caiga el nuevo Gobierno.

www.luisdelval.com

OTR Press

Fermín Bocos

Optimismo en el PP

por Fermín Bocos

Pedro Calvo Hernando

El sueño de la independencia

por Pedro Calvo Hernando

Julia Navarro

Los otros catalanes

por Julia Navarro