Actualizado 13/03/2007 01:00 CET

Luis del val.- A vueltas con el sosiego

MADRID, 13 Mar. (OTR/PRESS) -

A mí me parece que si el Partido Popular ganase las próximas elecciones generales se sosegaría una barbaridad. Y es muy posible que si se prohibiera que la oposición le llevara la contraria al Gobierno, en el PSOE habría una sensación de tranquilidad inenarrable, y hasta es posible que el señor Blanco felicitase el cumpleaños a alguien del PP, sin acordarse de la guerra de Irak, de la guerra civil, o de la guerra que toque ese día. Más aún: si las mujeres siguieran dejándose pegar, y no denunciaran al marido, se acabaría con los asesinatos de género, de la misma manera que suprimiendo todo tipo de relaciones sexuales se erradican los riesgos de los embarazos indeseados, o prohibiendo la circulación de vehículos se evitan los accidentes automovilísticos. En las cárceles nadie llega después de cenar, por la sencilla razón de que no les dejan salir a los internos, y, en los aviones, nadie se puede marchar, aunque la película del vuelo esté protagonizada por Steve Martin. Si te pilla una película de Steve Martin lo único que puedes hacer es cerrar los ojos.

La vida es enfrentamiento y tensión. Duelen los dientes al salir, duele que no te quieran, y es molesto que el resto del mundo no opine exactamente lo mismo que tú. Pero hay que acostumbrarse a no ser que queramos que vida sea una cárcel o, lo más parecido: un viaje en avión.

El problema no es el enfrentamiento, la disparidad y la pugna, sino que los intérpretes piensen que lo único interesante es "su" pugna, "su" disparidad, "su" enfrentamiento. El problema es creer que la taxonomía sólo se basa en izquierdas y derechas, como si el ejercicio de la pediatría, el ciclismo o la agricultura dependiera de lo que vota el agricultor, el jardinero o el pediatra. No es que estén de los nervios, es que están empobreciendo la variada y rica panoplia de los miles de matices que conforman algo tan pasajero, tan volátil y tan trascendental como es la vida.

Luis del Val

"

OTR Press

Fernando Jáuregui

El Rey habló, al fin, del Rey

por Fernando Jáuregui

Fermín Bocos

Los ausentes

por Fermín Bocos

Julia Navarro

Yo estaba allí

por Julia Navarro