Al margen.- ¿Política u organización criminal?

Actualizado 09/12/2014 9:06:27 CET

MADRID, 28 Oct. (OTR/PRESS) -

El curriculum no sé si llamar profesional de Francisco Granados, el político del Partido Popular detenido por pertenecer presuntísimamente a una banda de saqueadores de la Administración, desborda en hitos, cargos y empleos donde se machihembran lo público y lo privado, por no decir que lo uno y lo otro copulan abiertamente: "broker", alcalde, diputado regional, consejero autonómico con cuatro carteras, secretario general del PP madrileño, asesor de inversiones, senador... ¡hasta consejero de Caja Madrid!, como no podía ser de otra manera. Sin embargo, a él lo que le gustaba era la política, o eso que entre los de su cuerda se entiende como tal.

A la trama corrupta en la que, según el juez que ha ordenado la redada, pudiera pertenecer Granados en un grado que la Justicia habrá de determinar, se le imputan once delitos gravísimos, once, no uno ni dos, once: Blanqueo de Capitales, Falsificación de Documentos, Delitos Fiscales, Cohecho, Tráfico de Influencias, Malversación de Caudales Públicos, Prevaricación, Revelación de Secretos, Negociaciones Prohibidas a Funcionarios, Fraudes contra la Administración y Organización Criminal. No obstante, eran cosa digna de ver y de oír las intervenciones de Granados en las tertulias televisivas, más espaciadas desde que se le descubrió no hace mucho una abultada cuenta en Suiza: era, el tío, el azote de la corrupción, el adalid de la honestidad. Campechano, o sea, vulgar, y simpático, o sea, zumbón, Granados nos cautivó desde que a su jefa, Aguirre, se le ocurrió colocarlo de presidente de la Comisión de Investigación del "Tamayazo", aquél pucherazo que encumbró a la lideresa por encima de los votos de los madrileños, que se los habían dado mayoritariamente a la izquierda. Por lo bien que se desenvolvió, Aguirre le premió sin tasa, que hasta le hizo consejero de Transportes y luego de Presidencia, de Justicia y de Interior.

El funcionamiento de la trama mafiosa desmantelada éstos días ejemplifica perfectamente en qué ha consistido en España la política, particularmente la del PP cual acreditan las cifras y el rango de sus imputados, y desvela, por si alguien permanece en la inopia y no se ha enterado, qué y quienes han saqueado el país hasta llevarnos a la ruina. A esa política, el juez que dirige la "Operación Púnica" le da un nombre: Organización Criminal.

Para leer más

OTR Press

Luis Del Val

Jugar fuera de casa

por Luis Del Val

Antonio Pérez Henares

El ciudadano indefenso

por Antonio Pérez Henares

Rafael Torres

La inocencia de Torra

por Rafael Torres

Fermín Bocos

Otro pacto

por Fermín Bocos