Dyson alerta de los peligros de la contaminación interior y lanza la nueva generación de sus purificadores Pure Hot+Cool

Purificadores Pure Hot+Cool
DYSON
Publicado 26/11/2018 17:00:38CET

   MADRID, 26 Nov. (Portaltic/EP) -

   La contaminación del aire en las grandes ciudades es un tema que preocupa cada vez más y que ha llevado, incluso, a tomar medidas drásticas para tratar de paliar las emisiones de gases peligrosos para el ser humano. Se habla mucho de la polución y la contaminación externa, pero pasamos el 90 por ciento de nuestra vida en espacios cerrados, algo sobre lo que ha alertado Dyson durante la presentación de la nueva generación de sus purificadores Pure Hot+Cool.

   "Debido a que las casas modernas están cada vez mejor aisladas para cumplir con las exigencias de eficiencia energética dichos contaminantes pueden quedarse atrapados y la circulación del aire queda afectada", explica María Pérez, ingeniería de Diseño de Dyson, quien reitera que el ambiente puede llegar a estar "hasta cinco veces más sucio en el interior que en el exterior del hogar".

   Los dispositivos de esta nueva generación de Dyson Pure Hot+Cool, que salen a la venta por 649 euros, permiten refrescar o calentar la estancia al mismo tiempo que purifican el ambiente. La máquina detecta automáticamente las partículas y los gases, mostrándolos en tiempo real y simultáneamente en la pantalla LCD y la aplicación Dyson Link. De esta manera, puede trabajar de manera automática, encendiendo y apagándose cuando detecta contaminación en el aire o cuando debe ajustar la temperatura.

   "Nuestra última máquina va más allá de los purificadores convencionales; no sólo calienta y refresca la habitación rápidamente y de forma eficaz, sino que, además, purifica el aire de la estancia", declara Sam Bernard, director internacional de la categoría de tratamiento del aire, recordando que los seres humanos inspiran hasta 9.000 litros de aire al día.

DETECTANDO PARTÍCULAS MICROSCÓPICAS

   La contaminación interior puede ser generada por actividades que se realizan a diario en los hogares, pero también al abrir las ventanas o las puertas, dejando pasar la contaminación exterior. Estas partículas nocivas provienen de los perfumes y los esprays de pelo, la caspa de las mascotas, los fogones de gas y otros procesos de cocción, el polvo y alérgenos en las alfombras, o el benceno en las velas aromáticas, entre otras.

   Los láseres del dispositivo miden e identifican las partículas microscópicas. Otro sensor detecta el volumen de COV (Compuestos Orgánicos Volátiles), el de benceno, formaldehido y NO2 (dióxido de nitrógeno). Otro sensor mide la humedad relativa y la temperatura.

   Los ingenieros de Dyson han incorporado además un 60 por ciento más de material HEPA en un filtro más alto y profundo, y han introducido una mayor cantidad de carbón activo, lo cual da lugar a que capture el 99,95 por ciento de partículas de hasta 0,1 micras, incluidos los alérgenos, bacterias, polen y esporas de moho, los gases, olores, humo y COV, según datos facilitados por la compañía.

   Al ampliar el grado de oscilación a 350 grados y utilizar la tecnología Air Multiplier, la máquina puede proyectar hasta 290 litros de aire purificado por segundo a cada rincón de la habitación. El purificador cuenta con un modo difuso que bloquea la apertura frontal, desviando el aire a través de la parte posterior del aro, creando un flujo de aire que utiliza menos energía y genera menos ruido mientras se mantiene la purificación.

CONTROL DESDE EL MÓVIL

   Por su parte, la aplicación Dyson Link (disponible para iOS y Android) permite al usuario controlar la contaminación interior y exterior, además de los niveles de temperatura y humedad. También se puede utilizar para controlar el purificador y ver cuántas horas de vida le quedan a los filtros. Según estimaciones facilitadas por la empresa, los filtros duran un año en un uso de doce horas diarias.

   Otro de los aspectos a tener en cuenta en este tipo de dispositivos es el consumo energético, que en este caso es inferior a los 2.000 vatios en pleno funcionamiento. Se puede programar en modo automático, estableciendo la temperatura y la calidad de aire, y se mantiene en reposo mientras la situación sea óptima. "En modo exclusivo de purificación de aire, sin usar el calefactor o el aire frío, el consumo es como el de una bombilla led", explican desde Dyson.

   En este evento también ha participado el Doctor Pedro Ojeda, miembro de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología, que ha recordado que más de 300 millones de personas en todo el planeta padecen asma y que la contaminación ambiental "puede intensificar de forma grave los síntomas de afecciones respiratorias".

   En este sentido, ha coincidido a la hora de apuntar que el hogar o el área de trabajo, donde los ciudadanos creen estar en ambientes más saludables, "pueden ser focos de contaminación". Así, anima a recurrir a las herramientas para el control de la calidad del aire para crear entornos adecuados para aquellos más vulnerables.