Actualizado 28/08/2015 12:23 CET

Honor 7 (análisis): A por la gama alta

   MADRID, 27 Ago. (Portaltic/Mario Jiménez) -

   Hace escasos minutos se acaba de presentar en Londres el Honor 7, el nuevo 'smartphone' gama alta de la marca filial de Huawei, y en Portaltic ya hemos podido pasar unos días con él analizándolo en exclusiva.

   El teléfono ya se lanzó en China el pasado mes de julio, siguiendo la costumbre de la marca, que lanza sus nuevos productos en el país asiático antes que en cualquier otro. De hecho, se agotaron todas las unidades en pocos minutos, y eso que se habían producido 9 millones de pedidos solo en la primera semana en que se abrió la posibilidad de reservarlo. No sabemos cuál será la respuesta en Europa, pero desde luego el teléfono está hecho para triunfar.

MENS SANA IN CORPORE SANO

   Dicen que para que el cerebro pueda funcionar es necesario cuidar también el cuerpo, y parece que en el caso del Honor 7 han seguido esta premisa a pies juntillas. Está completamente fabricado en metal, salvo en la parte superior e inferior, donde tiene unas pequeñas piezas de plástico muy bien disimulado, suponemos que para facilitar el funcionamiento de la antena y otras conexiones. De hecho, el tacto cuando se tiene en la mano es muy agradable, aunque es cierto que algo resbaladizo, precisamente por el exceso de suavidad de la parte trasera. El frontal está hecho de cerámica blanca, completando un conjunto sobrio aunque elegante. En uno de los laterales incluye un botón que permite personalizar su funcionamiento para acceder de manera directa a ciertas funciones.

   Honor 7 es el buque insignia de la marca hoy por hoy, no hay un modelo superior, por lo que llama un poco la atención que la pantalla se quede en las 5,2 pulgadas cuando la tendencia es que sean algo más grandes en la gama alta. Para cualquier uso es un tamaño más que suficiente, pero ya nos estamos acostumbrando a otros formatos. En mi caso, soy partidario de los 'displays' grandes, pero al final es una cuestión de gustos...

   En cuanto a resolución, tenemos 1920 x 1080 píxeles en Full HD. Esto, traducido al día a día, quiere decir que tenemos una muy buena calidad de imagen, con una resolución muy alta y unos colores intensos pero naturales, incluyendo una opción que nos permite regular la temperatura de los mismos para personalizar un poco su intensidad.

   Y si hemos dicho que el cuerpo está cuidado, la mente no le anda a la zaga: 3 GB de RAM, un procesador Kirin 935 de 8 núcleos y 2,2 GHz y opción para Dual-SIM. Mención aparte merece la batería, que con 3.100 mAh aguanta lo que le echen. Durante el análisis, y con un uso intenso durante el día, hemos llegado perfectamente a la noche sin tener que recargar y sobrando incluso entre el 15 y el 20 por cierto de capacidad. Además, y de manera casi anecdótica, incluye una opción llamada 'Reverse Charging' que permite convertir el Honor 7 en una "batería portátil" para cargar otros dispositivos. Esta batería influye, por supuesto, en el peso y el grosor del terminal: 157 gramos y 8,5 milímetros.

   En lo referente a sistema operativo, viene con Android 5.0, cuando lo deseable es que hubiera incorporado la versión 5.1. Además, incluye una personalización de la marca (la EMUI 3.1, que es la misma que lleva el Huawei P8) que a mí personalmente no ha terminado de gustarme, entre otras cosas por la ausencia de un menú como tal, ya que las 'apps' se muestran todas en distintas pantallas del escritorio. Hay varios temas que permiten cambiar la apariencia, pero no modificar la forma en que se muestran y agrupan las aplicaciones.

HUELLAS, CÁMARA, ACCIÓN

   Una de las funciones especiales del Honor 7 es el lector de huellas dactilares. Está situado en la parte trasera, lo que personalmente me parece un error, sobre todo porque el uso más habitual de esta funcionalidad suele ser el desbloqueo del teléfono, y lo cierto es que no resulta especialmente cómodo activarlo de esta forma.

   Pero aparte de habilitar el acceso reconociendo nuestra huella, este botón permite otras cosas como, por ejemplo, hacer una foto o un vídeo, contestar una llamada o parar la alarma, acciones para las que no es necesario registrar previamente la huella, basta con tocar el sensor, que se configura, por cierto, de manera muy sencilla.

   En cuanto al audio, aunque en la parte inferior encontramos dos ranuras que podríamos tomar por altavoces, la verdad es que el móvil no es estéreo. A pesar de ello, la calidad del sonido es buena, sin llegar a otros terminales como puede ser el M9 de HTC, por ejemplo, pero sí ofreciendo un resultado notable, con muy buenos graves y una opción DTS para los auriculares. Y hablando de auriculares, el Honor 7 viene sin ellos de serie, cosa rara, rara cuando lo más habitual hoy por hoy es que en la inmensa mayoría se incluyan, y más si hablamos de terminales de gamas superiores como es el caso.

   Especial atención hay que dedicarle a las cámaras. La trasera, tiene 20 megapíxeles y la calidad de las fotos es altísima, incluso a muy pocos centímetros del objeto (aunque en este caso falla un poco el estabilizador). Además, como ya ocurre con otros modelos de Huawei, tiene opciones de serie del tipo "belleza", "pintura con luz" o "buena comida", junto a nueve filtros para cambiar color, enfoque, etc. Y es que la moda de las fotos en redes sociales no le es ajena a los fabricantes. También incluye modos panorámico, supernoche, cámara lenta o, incluso, marcas de agua.

   La cámara frontal son 8 megapíxeles con un objetivo en gran angular de 26 milímetros y opciones pensadas especialmente para los selfies, como suavizado del color y mayor brillo. Ambas cámaras se pueden controlar por voz.

   Como conclusión puedo decir que durante los días que he estado probándolo son pocas las pegas que puedo ponerle, más allá de aquellas relacionadas con gustos o manías personales. El rendimiento es impecable, aún con aplicaciones exigentes (se calienta un poco después de un rato jugando, eso sí), y en cuanto a autonomía tampoco se le pueden poner peros. Por si fuera poco, el precio acompaña, y es que se vende por 350 euros, con un descuendo de 50 euros si se reserva antes del 31 de agosto. 

Para leer más