Tertill, el robot jardinero que se encarga de quitar las malas hierbas

Tertill, el robot jardinero
Tertill, el robot jardineroFANKLIN ROBOTICS
Publicado 04/08/2019 11:29:33CET

   MADRID, 4 Ago. (EDIZIONES/Portaltic) -

   Ya existen los robots aspiradoras y los robots friegasuelos, pero ahora para integrar más la inteligencia artificial en la limpieza del hogar, se añade a la lista de robot sostenible jardinero, Tertill, que se encargará de eliminar las malas hierbas del jardín.

   Franklin Robotics ha desarrollado Tertill, un robot resistente al agua, que en este caso significa que puede trabajar bajo la lluvia, que se mueve por las zonas al aire libre y que tiene el objetivo de facilitar las tareas de jardinería.

Mediante un fino recortador, que gira a una alta velocidad, va cortando las malas hierbas de manera diaria y las ruedas pisan la superficie de la tierra de tal manera que frenan el brote de malas hierbas preemergentes.

A través de los sensores que tiene incorporados, el robot jardinero detecta la altura de la planta y si es más de una pulgada de alto, lo identifica como mala hierba y lo corta, sin perjudicar las plantas que están en buen estado.

   El robot es un aparato circular que posee cuatro ruedas anguladas, una recortadora y un altavoz en la zona inferior. También es sostenible, ya que posee un panel solar en la zona superior que se encarga de proporcionar la energía para que funcione el dispositivo. En la parte de arriba también se pueden ver una serie de sensores y un botón de encendido

    Además, Tertill se conecta mediante Bluetooth al móvil y existe una aplicación de que se encarga de informar al usuario del estado de su terreno y la actividad que ha estado realizando el robot. Requiere una barrera que delimite la zona en la que pueda desempeñar la actividad y si existe una planta que es más corta que una pulgada se debe proteger con un alambre de metal que rodee la planta de semillero para informar al robot jardinero de que no debe cortarlo.

   También se debe tener en cuenta el tamaño de Tetrill porque, a pesar de ser medianamente pequeño, requiere cierto espacio entre las plantas para que pueda moverse con fluidez.

   Debido a que se mueve por la energía renovable proporcionado por la luz solar debe estar en acceso directo al sol. Es decir, el funcionamiento del Tertill depende de la cantidad de sol que haya al día o de si el terreno esta a la sombra o al sol.

   Durante los meses de invierno no será factible que este aparato funcioné únicamente con luz solar y por eso también tiene integrada una batería y entradas de USB para cargarlo en los días con menos rayos de sol.

   Uno de los grandes problemas con los que se puede encontrar Tertill es la acumulación de lodo en las ruedas que acaba dificultando la movilidad del robot y por ello. Por esto es necesario una limpieza habitual y periódica del robot.

El desarrollo de Tertill contó con el apoyo de una campaña de financiación colectiva en Kickstarter e Indiegogo, y corrió a cargo del robotista Joe Jones, el inventor de Roomba, y en la actualidad puede encontrarse en la web de Franklin Robotics, a un precio de 299 dólares.

Contador