Actualizado 22/10/2009 21:42 CET

Cooper y Tomlinson defienden la importancia de que la tecnología que desarrollaron alcance el tercer mundo

OVIEDO, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los ingenieros premiados con el Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2009 Martin Cooper (considerado el padre del teléfono móvil) y Raymond Samuel Tomlinson (considerado el creador del correo electrónico) expresaron este jueves en el Edificio Histórico de la Universidad de Oviedo, su deseo de que la tecnología que desarrollaron alcance las zonas rurales y los países pobres, para facilitar el acceso a toda la población.

Ambas personalidades mostraron esta esperanza durante su participación, como invitados de honor, en el acto de clausura de la campaña de recogida de teléfonos móviles en desuso para su posterior envío a países no desarrollados, actividad puesta en marcha por la Universidad de Oviedo.

Acompañados por los principales responsables de la universidad asturiana, entre ellos el rector, Vicente Gotor, Cooper y Tomlinson dirigieron unas breves palabras a los asistentes, ante las cuatro urnas que recogían los teléfonos móviles donados durante la campaña, desarrollada con la colaboración de Telecable y Cogersa.

Cooper recordó la importancia de "hacer comprender el uso del teléfono móvil y su capacidad para ayudar a los países más pobres", en referencia a la actividad desarrollada por la Universidad de Oviedo. Haciendo gala de un gran sentido del humor, el ingeniero norteamericano pidió disculpas por "la complejidad del teléfono móvil o la molestia que supone que a uno lo llamen en un momento o lugar no apropiado". "Quizás no esté demás recordar que los teléfonos móviles tienen un botón de encendido y apagado", añadió, provocando las risas en el público.

Por su parte, Tomlinson reconoció que "hace 40 años, cuando envió el primer correo electrónico, no se imaginaba la importancia que acabaría teniendo". "Pero las redes se han ampliado y los ordenadores son cada vez más baratos", añadió, matizando a continuación que "le preocupaba que esta tecnología no llegase a las zonas más pobres y más rurales". "Es muy gratificante el trabajo que se está realizando en esta Universidad para que esta tecnología se impulse y acabe llegando a todas estas zonas", concluyó.

Ambos expresaron su agradecimiento por la acogida de la Universidad. Decenas de estudiantes y profesores tomaron parte en el encuentro, y guardaron cola para hacerse fotos y conversar con ambos premiados. En este sentido, Cooper recalcó que "esta Universidad se fundó unos 100 años antes de que naciera mi país (EE.UU), por lo que es un lugar muy especial. Me encanta Oviedo y Asturias".

Tras sus intervenciones, la Universidad envió in situ un mensaje de felicitación desde el teléfono móvil que llegó al correo electrónico de profesores, estudiantes y responsables académicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Se trataba así de conjugar simbólicamente ambas tecnologías, cuyos promotores han recibido el premio príncipe. El aparato recibió al instante tres mensajes de respuesta, uno del secretario de la onstitución iberoamericana, otro de la decana de su Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Selene Herández, y un último del académico Hugo Renán.