Rapidshare endurece su protección a los derechos de autor cancelando cuentas de usuarios

Actualizado 24/03/2010 14:24:16 CET
Rapidshare Logo
EP

MADRID, 24 Mar. (Portaltic/EP) -

El servicio de 'hosting' Rapidshare, uno de los 50 sitios más visitados de la web con cientos de millones de usuarios, está endureciendo su política de protección al material con 'copyright' cancelando las cuentas de usuarios que suban o descarguen material protegido por derechos de autor.

Tras la últimas demandas a las que se ha enfrentado, la empresa Rapidshare ha optado por penalizar a estos usuarios. "Puedo confirmar que nos reservaremos el derecho de cerrar las cuentas de todos aquellos usuarios que no cumplan con nuestros términos y condiciones del servicio", confirmó un portavoz de la empresa al portal TorrentFreak.

La empresa estaría enviando una serie de correos electrónicos informando a los usuarios del cierre de sus cuentas por violación de derechos de autor. El uso que se hace de estos servicios de 'hosting' como Rapidshare, Megavideo o YouTube y su protección ante demandas se basa en el hecho de que el material es subido por los usuarios por lo que no se hacen responsables de su uso. En el caso de que un propietario de ese material detecte su presencia en estos servicios debe informar a la compañía en cuestión y ésta procederá a su eliminación.

Sin embargo, la presión recibida por editoriales, productoras y distribuidoras está haciendo que muchos de estos sitios web apliquen con mayor rigurosidad estas políticas y castigue a los usuarios que las infrinjan, teniendo en cuenta que parte de su éxito y su elevado número de visitas se basa en la subida y descarga de este material protegido.

El último caso relacionado con Rapidshare tuvo lugar este mes cuando un tribunal de Hamburgo instó a la empresa de alojamiento a eliminar 148 libros electrónicos. De no hacerlo, los propietarios de la compañía se enfrentarían a penas de cárcel de hasta dos años y multas de hasta 250 mil euros.

El tribunal dictó sentencia a favor de seis editores de libros --Bedford, Freeman & Worth y Macmillan, Cengage Learning, Elsevier, The McGraw-Hill Companies y Pearson-- que este mes presentaron una demanda contra RapidShare.